Entrevista con Tachenko: Descifrando los misterios

entrevista tachenko misterios de la cancion lígera

"Nunca hemos sido, ni ganas que tenemos de serlo, el grupo de moda. Lo que siempre hemos intentado hacer es algo que perdure" (Sergio Vinadé, Tachenko)

Sergio Vinadé y Sebas Puente o lo que es lo mismo Tachenko, son a estas alturas unos grandes constructores de nostalgia, de esos que hacen cosas maravillosas que sin conocerlo te llevan a lugares que de alguna manera reconoces o te atrapan. Con motivo de su nuevo y particular "Misterios de la Canción Ligera" y su posterior gira, que suponemos retrospectiva, nos hacemos unas cervezas y charlamos telefónica y cómodamente con ellos. Nos separa un mar pero nos acerca una determinada forma de ver las cosas.

Vuestras letras son bastante crípticas, pero manejan una ironía extremadamente sutil; algo que alcanza al título del álbum, "Misterios de la Canción Ligera". Para los aficionados a la música clásica, esta etiqueta se refiere a toda la música ajena a este ámbito creativo: pop, rock... Ahora bien, fuera de la música académica se toma por un homólogo hispánico del easy listening inglés, tan accesible e inocuo.

Sebas: Nosotros pensamos en la canción italiana, que hemos escuchado desde siempre.

Sergio: También podíamos poner el ejemplo de los Magnetic Fields, para que no digan que siempre estamos de coña. Pero también porque "canción ligera" se entendía como aquella canción de "cantante", propia de los antiguos programas de televisión europeos, donde la música era básicamente un intérprete que cantaba y había pocos grupos. Se trata además de enfrentarse a una instrumentación mínima y el poner nuestros nombres en el título del disco nos sitúa en el papel de intérpretes de nuestras canciones. En último término, creo que es un título sugerente.

¿Qué os ha llevado a concebir el disco de esta manera, en acústico y con este repertorio?

Sergio: Últimamente nos han llamado para hacer muchos acústicos y al principio no llevábamos el repertorio muy adaptado, era parecido al eléctrico pero los dos solos. Al final acabamos revisando el repertorio con intención de reinterpretarlo desde esta perspectiva. Nos pareció algo chulo, diferente y que podía funcionar.

Parece que el resultado final, después de varias escuchas, queda bastante homogéneo, aún tratándose de canciones tan diferentes entre sí y de varias épocas. ¿Hay una intención de dar una segunda oportunidad a temas que quizás en su día quedaron eclipsados por los más evidentes?

Sebas: En realidad probamos muchas canciones antes de grabar el disco y siempre tuvimos claro que no queríamos grabar los hits. Nos apetecía recuperar canciones antiguas que se habían quedado un poco atrás y que en las últimas giras no habíamos tocado mucho y siempre nos habían gustado. Antes de decidirnos por este repertorio hicimos varias pruebas hasta homogeneizarlo y darlo por bueno pero teníamos muy claro que puestos a recuperar estas canciones era mejor hacerlo así, y la decisión de no ir a lo obvio al final fue lo que configuró el disco.

Es un disco muy arriesgado. En estos tiempos de sobreproducción esta apuesta por reflejar la esencia compositiva resulta muy valiente.

Sebas: En realidad es algo natural para nosotros.Tanto Sergio como yo hacemos las canciones en casa con la acústica. En este caso lo que hemos hecho es arreglarlas con algún teclado o algunos arreglos acústicos.

En mi opinión lo más interesante se encuentra al principio del álbum, con las dos nuevas composiciones, "Armagedón" y "Nuestra Especialidad", sin menospreciar el repertorio antiguo. ¿Os planteasteis en algún momento hacer un álbum con composiciones originales en esa dirección?

Sergio: La verdad es que no, nunca nos lo planteamos así, pero sí que es verdad que ha abierto una puerta. Normalmente compones una canción en casa, la llevas al local, la tocas con el grupo, la grabas con todos, la produces, etc. Pero sí que es verdad que con los años y la experiencia igual ahora escribes una canción y sí que sabes reconocer si hay que grabarla de una forma más sencilla, con menos arreglos. Igual hacer un disco entero de esta manera de momento no lo vemos, aunque sí es cierto que nos ha dado otra perspectiva.

Apenas ha pasado un año y medio desde que se editara vuestro anterior álbum y no deja de resultar irónico que un disco llamado "El Comportamiento Privado", con una intención clara en la portada y semejante título, sea el que más os ha acercado al gran público y de alguna manera con el que os hayáis consolidado en directo en la mayoría de festivales y salas del país.

Sergio: Todo esto ha tenido que ver únicamente con la evolución del grupo. Normalmente las bandas tienen una primera época en que parece que todo va a ir de puta madre y luego entras en un valle en el que parece que te caes, o todo falla, y si lo pasas, que creo que es donde estamos nosotros ahora, parece que todo empiece a ir medianamente bien. Aparte, como disco, era de los mejores que hemos hecho, nos ha consolidado ya como una banda que está ahí, con sus seguidores y con su trayectoria y que tiene carrete para tiempo. Estamos en un buen momento: la banda es estable, funciona muy bien en directo y por otra parte hay buena repuesta de la crítica, con lo cual todo esto nos ha afianzado en el camino que queríamos seguir, y aquí estamos y aquí seguiremos.

Vuestras melodías tienen una cierta cualidad lánguida y melancólica, a tono con la entraña introspectiva de buena parte de los textos, a veces camuflada. Creo sinceramente que eso determina vuestro sello compositivo, aunque dudo que sea la opinión generalizada de la crítica.

Sergio: Siempre se ha confundido mucho nuestra actitud vital con cierto sentido del humor, simpatía… aunque igual en ciertas letras podamos estar diciendo barbaridades. Podríamos hacer un disco entero  diciendo cosas terribles y seguirían llamándonos "los simpáticos Tachenko".

Sebas: la gente a veces se queda en la superficie porque es lo más sencillo.

Esto ocurría ya con El Niño Gusano, que en ocasiones causaba perplejidad y cierto público consideraba al grupo como una especie de broma

Sergio: De hecho, tanto Sergio Algora como Sebas son poetas, y en ambos casos hay mucho de oscuridad disfrazada. Esto no siempre se tenía en cuenta. Llamaba más la atención que uno se pusiera un gorro y otro fuera disfrazado de mago. Aparte de eso, si pones un poco de atención te das cuenta de que todo lo que se sugiere tiene ese punto de melancolía unas veces, oscuridad otras, también vitalidad, y en general más desamor que amor. Claro que es críptico, cada uno tiene su manera de hacerlo, pero la gente se queda en la superficie y no rasca lo de abajo. Al final somos “los simpáticos Tachenko", o "los tarados del Niño gusano". También ha habido gente que lo ha visto, claro...

Por otro lado, tenéis una forma de hacer canciones que permite a la gente hacerlas suyas, como si no quisierais contar directamente lo que pasa, permitiendo al receptor que se las cante a sí mismo.

Sebas: La ventaja de nuestras canciones es que son interpretables. El contenido de éstas cada oyente lo puede entender como suyo, reinterpretarlo y ajustarlo a su experiencia vital. El inconveniente de lo críptico aquí es determinante, aunque pienso que cada vez nuestras letras son menos crípticas.

Sergio: Es que el tema de las letras es muy complejo. La mayoría de las letras que se escuchan son tan evidentes que en el momento en que hay algo que no lo es, el oyente queda descolocadísimo. No todo tiene que ser tan ético ni tan sencillo; también habrá gente que lea libros o poesía. El problema es que en este país hay muy pocos letristas.

Sebas: Aparte de esto, una cosa es la poesía y otra los textos de las canciones, aunque a veces tengan asuntos en común. Además, antes pensaba que una letra, para que fuera buena, tenía que ser lo más extraña posible, y con el tiempo me he dado cuenta de que no tiene que ser así. Tampoco quiero decir que haya que llegar a terrenos obvios, pese a que hay grupos que me gustan mucho cuyas letras son sota, caballo y rey.

Sin salirnos de la cuestión de cómo sois percibidos por crítica y público, ¿podemos decir que no renegáis de la etiqueta "pop"? Parece ser que ahora para molar no hay que salirse del garaje más punkarra o del hardcore.

Sergio: A nosotros nos gustan las canciones. Siempre nos han gustado las canciones y punto.

Sebas: De hecho, cada vez hay más grupos que admiten el término "pop".

No tenemos esa percepción...

Sergio: En realidad la etiqueta pop es un término que engloba, en definitiva, a todos los que no son otra cosa. En realidad hay un montón de grupos que son super rockeros pero porque tienen esa pose, aun estando mucho más cerca del pop.

Sebas: La verdad es que yo cada vez leo más entrevistas de grupos de garaje donde admiten que sí, que son garajeros y tal, pero que en definitiva lo que hacen son canciones pop. Como que ahora se ha dado la vuelta a la tortilla y se reivindica que al margen de ser cañeros o lo que sea las melodías priman sobre todo lo demás. Quiero decir que ese complejo, afortunadamente, la gente ya se lo está quitando.

Hace poco J declaraba en una entrevista que el indie fue en este país la única cultura de resistencia de los 90, que luchó contra las multis y que finalmente a día de hoy se ha consolidado. ¿Cómo lo veis vosotros, siendo en parte contemporáneos de aquello?

Sebas: Antes de nada te aclaro que J nos cae muy bien porque siempre ha entendido a la primera nuestro discurso, siempre fue el primero en ver si las canciones eran más oscuras (risas).

Sergio: J, a quien admiro y respeto, es una persona que analiza mucho las cosas, le da muchas vueltas a todo y llega a sus propias conclusiones. Yo, en el fondo, y si me pidieras mi opinión, lo que te diría es que nada es para tanto y nada tiene tanta importancia. Lo que importa son los canciones, los discos, y eso es lo que queda después. Igual sí que es cierto que a partir de ahí la música en nuestro país ha cambiado a mejor, a mucho mejor. No sé si tuvimos tanto que ver, aunque desde luego pusimos nuestro granito de arena. Lo que en su momento peleamos fue otra manera de hacer las cosas. Hoy, afortunadamente, hay grupos que somos coetáneos y que nos consideramos compañeros, que tenemos mucho en común. Esto es un motivo para alegrarnos todos, para celebrar que hoy hay muchísimos más grupos, muchísimos más festivales, muchísimas más salas y en general es muchísima más gente viviendo de esto. Este es el verdadero triunfo y hay que estar orgullosos, cada uno con lo que le toque, de haber formado parte de esta historia.

En cualquier caso, lo que contáis suena a victoria, y aunque sea pequeña me parece muy bonito que lo digáis así, en contraposición a tanto discurso derrotista y desencantado en general y muy particularmente en las artes.

Sergio: Yo estoy encantado, tengo 44 años y estoy tocando y haciendo lo que me gusta, que es lo que soñábamos cuando teníamos 20. ¿Qué puedo decir? que ya lo hemos conseguido. Unos con mucho éxito comercial, otros con bastante menos, pero todos en realidad haciendo los que nos gusta. Lo importante ya no es que vaya mejor o peor, sino que vaya.

Volviendo a la obra que nos ocupa, las canciones recuperadas para el disco, a las que dais una segunda interpretación, ¿eran de alguna manera asignaturas pendientes o simplemente canciones a las que le teníais especial cariño y queríais darles una vuelta más? ¿Cómo fue el proceso de selección?

Sebas: Hubo de todo. Por ejemplo ‘Nuestro Ganador’ es una canción que la tocamos en su momento cuatro veces en directo y luego se quedó ahí. Probándola vimos claro y justificado su rescate. También es cierto que las canciones que habíamos tocado menos partían ya con ventaja a la hora de ser seleccionadas con respecto a los hits. Nos planteamos hacer las que más nos gustaran sin importar que éstas no hubieran tenido mucha trayectoria. Luego otras, como ‘Pulseras’, que sí que la hicimos bastante en la primera época, vimos muy claro que se merecía la revisión y que quedaban bastante bien en el conjunto. En el caso de ‘Mundo Apache’ pensamos que estaba bien despojarla de tanto arreglo. En general hubo un poco de todo, menos del último disco, que aun probando alguna vimos que nos quedaba muy reciente y decidimos tirar un poco más por las canciones antiguas.

Enlazando con las más antiguas, en mi opinión ‘Tonto’, la canción que casi cerraba "Nieves y Rescates" me parece uno de vuestros mejores temas. Tengo la impresión de que esta se queda siempre fuera.

Sebas: Tenemos un colega que opina igual y siempre la reivindica. Hablando también con nuestro capo de Limbo, David López, le comenté que si funcionaba luego podríamos hacer un volumen 2 y me decía que los volúmenes 2 suelen ser los peores discos de la historia. Sea como sea, si algo bueno tiene el título es que le pega un montón hacer un segundo volumen, y allí tal vez tenga cabida.

Suponemos que ahora que comenzáis a girar de nuevo tendréis absoluta libertad para elegir y cambiar el repertorio. Dadas las circunstancias, ¿qué tenéis preparado?

Sergio: Hay conciertos que haremos nosotros dos y otros con todo el grupo. El gran Rafa Domínguez lo ha dejado, pero en su lugar hemos fichado a Guillermo García, una joven promesa zaragozana, multiinstrumentista, joven y bello, que viene muy bien para atraer a las juventudes (risas).

Cambiando de tercio. ¿Qué tiene Zaragoza? ¿Cómo pasa de los últimos ochenta, con ese rollo techno-épico de Niños del Brasil o la primera etapa de Héroes o Las Novias a el desfase surrealista de El Niño Gusano? ¿Es a partir de ahí cuando se empiezan a hacer las cosas de otra forma?

Sergio: Un poco, pero fue más bien acción-reacción. Cuando una cosa tira para un lado siempre hay una contraria que empuja hacia el otro. Vamos, que era lo normal. Igual sí que El Niño Gusano ayudó un poco a eso, pero había gente ya haciendo otras cosas. Sí que existió una reacción a todo ese mundo ochentero, que además en ese momento sí que tenía un punto de pretenciosidad y demás que con el tiempo ha desaparecido.

Sebas: A día de hoy nos tomamos las cervezas juntos y todos tan amigos. Con los Niños del Brasil nos llevamos muy bien, por ejemplo.

Sergio: Sí, sí, nos llevamos muy bien con todos ellos. Vamos yo con Bunbury me llevo fenomenal y no sé, también con la escena del hip-hop, con Kase-O, la gente de los Violadores del Verso, etc. Cada uno con nuestra historia, pero convivimos muy bien todos.

¿Siempre fue así?

Sergio: A ver, al principio ya se sabe, siempre hay un poder establecido, y además muy establecido y mucho poder, como diría Mariano (risas). También era muy homogéneo en ese momento. El Rollo era como una apisonadora y todos los grupos pasaban por ahí. Sí que existía esa reacción cuando comenzó El Niño Gusano en plan ¿estos quién son? ¿estos qué hacen?, pero en el fondo es un poco lo que decía Sebas antes de los bares. Nosotros en aquella época teníamos un bar, "El fantasma de los ojos azules" y comenzaron a pasar por allí todo el mundo. Bunbury a los pocos días de abrir ya se dejaba caer por allí y claro, ya empiezas a conocerte y a llevarlo a lo personal.

Cuando comenzó a surgir todo el tema de la música independiente en España acababa dividiéndose por provincias y llama mucho la atención que los de Zaragoza, en contraposición a sus antecesores pero también a sus coetáneos, siempre salían riendo en las fotos. Todo como más lúdico, más desenfadado.

Sergio: No hay que olvidar que antes que nosotros ya existía El Regalo de Silvia pero claro, su imagen tampoco era rompedora. Eran unos grandes músicos y una gente majísima y bueno, sí que es verdad que nosotros teníamos ese punto de imbéciles que llamaba la atención.

Volviendo a Tachenko, vuestra música tiene ese talante melódico clásico de los grupos de jingle-jangle que va desde Big Star a Teenage Fanclub. Igual pareciera que se dé por supuesto que vuestras influencias vayan desde los 60 a los 80 ¿Qué cosas contemporáneas os interesan ?

Sebas: Hay un montón de cosas actuales que nos gustan pero de ahí a que nos influya… No sé, Adam Green me flipa, por ejemplo.

Sergio: A mí me gusta mucho, por ejemplo, todo lo que tenga que ver con Real Estate y los grupos paralelos que tienen. Todo el rollo nuevo de la psicodelia, con los Temples y tal, también nos encanta. Sí que es verdad que ahora para que algo te enganche tiene que llamarte mucho la atención.

Pero dudo que lo consideréis como una influencia que pueda tener un influjo efectivo en vuestras composiciones.

Sergio: Ya, pero es diferente. Ten en cuenta que en tu vida tú tienes en una especie de fondo de armario lo que te influencia pero luego en el día a día también buscas ropas nuevas que te gusten y te las pongas. En determinados detalles todo acaba influenciando. Por ejemplo, aunque no lo parezca, las guitarras de ‘Fuego’ están inspiradas en Real Estate. Vamos, que no hemos inventado nada, lo único que hemos pretendido es expresarnos, hacer canciones bonitas y algo que nos parezca digno de enseñar.

Quizás sea esa la esencia del genio y no tenga que ver tanto con la invención.

Sergio: ¿Cuánta gente hay que se cree que son Bob Dylan? Millones. ¿Cuántos lo son realmente? Ninguno. Es evidente que los genios, genios son, y hay muy pocos, así que si te consideras uno creo que hay una alta probabilidad de que te equivoques. En lo que sí que puedes ser genial es en como interpretas tú tus cosas, en como vives tu vida, en como interpretas tus canciones y en como desarrollas tu carrera, la tuya y no la de los demás, sin querer imitar a nadie pero aprendiendo un poco de todos.

Creo que en vuestra búsqueda de la canción perfecta hay hallazgos indiscutibles ya desde el principio. Hace tiempo que la habéis encontrado y quizás no seáis conscientes de ello.

Sebas: Sí, si ya hemos llegado. Ya lo sabíamos pero no lo queríamos decir (risas).

No os imagino escuchando vuestros discos en plan "hey, hemos llegado, de puta madre” (risas).

Sebas: A ver, al final te cansas de tocar siempre lo mismo y cuando crees que has hecho una canción que no vas a repetir pues te emocionas y tal, aunque también te acabes cansando de tocarla tantas veces y te pongas a hacer otra que no sabes si es mejor que la anterior pero te lo parece por la novedad.

Sergio: Es como el enamoramiento. Te enamoras de una persona, no quieres a nadie más y luego al final… pues las cosas pasan.

Cito tres canciones perfectas: ‘Fuego’ (Sebas, clavaste la letra, enhorabuena), ‘Tonto’, de la que ya hemos hablado y, cómo no, ‘Amable’. A la perfecta habíais llegado casi a la primera, con ‘Amable’, aunque al final del recorrido tenemos ‘Fuego’, así que seguid adelante porque llegados a este punto se espera lo mejor de vosotros.

Sebas: Yo también creo que ‘Fuego’ es de lo mejor que hemos escrito.

Sergio: Yo en mi top tres seguro incluiría ‘El Tiempo en los Urales’, que me parece de las más chulas que hemos hecho nunca.

Definitivamente desde aquí os consideramos una especie de escultores de nostalgia. Vuestras canciones, escuchadas tiempo después, producen una bonita sensación de melancolía.

Sergio: Siempre hemos tenido ese punto de atemporalidad. Nunca hemos sido, ni ganas que tenemos de serlo, el grupo de moda. Lo que siempre hemos intentado hacer es algo que perdure.

Dos últimas preguntas para terminar ya, que nos hacemos cargo de que llegáis tarde al concierto de Disciplina Atlántico. La primera es para Sebas: ¿Te molesta de alguna manera que en las entrevistas aparezcan referencias a Algora o a El Niño Gusano, en este caso ya que Sergio viene de allí?

Sebas: Al contrario, me halaga y lo llevo con orgullo, ya que lo considero un hermano mayor. Lo veo con cierta distancia y recuerdo cuando, yo siendo más joven, me subía a la furgo con ellos y aquello para mí era una experiencia vital. Lo quería mucho y lo admira así que al contrario, de verdad que me parece muy bien.

Por ultimo acabamos con otro top 3, en esta ocasión de tres canciones que se han quedado fuera del rescate y que de alguna manera os haya dolido un poco dejarlas atrás.

Sebas: No sé, igual ‘Robar y Compartir’, que nos gusta mucho. Puede también que ‘Castor’ y, venga, ‘Tonto’, para complacerte. Ala, ya tenemos tres para el segundo volumen (risas).

Texto: David Doinel y Eduardo Ramos.

Sobre el Autor

David Doinel
David Doinel

Tengo un podio en mi casa, soy el primero cuando quiero.

Artículos relacionados

1 Comment

  1. Chenchito 25/04/2017 at 9:34 pm

    Parecen majos los tachencos estos

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.