Entrevista con Mar Otra Vez

Entrevista mar otra vez concierto madrid

"Nunca planeamos hacer “música rara”. Yo escribía poemas y los incrustábamos en la música y en el ruido, que tanto placer nos producía" (Javier Corcobado, Mar Otra Vez)

Años 80, la "movida madrileña" como mal ejemplo de contracultura y aparecen en escena Mar Otra Vez. Amantes del ruidismo y del caos más ordenado publican en 1985 su primer trabajo discográfico, un mini LP que lleva por título "No He Olvidado Como Jugar Embarrado / Fiesta del Diablo y el Cerdo" y pasean su extrema propuesta, en la que caben violines, órganos, saxos, trompetas y hasta un bidón de gasolina, por los escenarios. Tan intensa es su actividad en los siguientes años que los cambios de formación son constantes y en 1987, tras el lanzamiento de su primer larga duración, "Algún Paté Venenoso", el grupo llega a su fin dejando tras de sí un auténtico legado.

Con motivo del 30 aniversario de su primera referencia (que será reeditada en diciembre) la formación original ha decidido limar asperezas y reunirse para ofrecer un concierto único, que tendrá lugar el día 4 de diciembre en la sala El Sol de Madrid y cuyas entradas se encuentran a la venta.

Julián Sanz, Luis Corchado, Andrews Wax, Javier Rodrigo y Javier Corcobado (de quien publicamos recientemente un reportaje repasando su trayectoria musical) volveran a subirse juntos a un escenario y dos de ellos, Rodrigo y Corcobado, han contestado a nuestras preguntas.

Estando detrás del proyecto Javier Corcobado he de decir que me sorprende el hecho de la reunión ya que siempre he tenido la impresión de que la carrera de Corcobado solo tenía una dirección y esta era únicamente hacia delante. ¿Qué ha hecho que te plantees este interesante regreso?

Javier Corcobado: Es que Mar Otra Vez es mirar hacia delante. Es una reunión para avanzar, no para retroceder. Es muy excitante, a veces divertido, otras doloroso, volver a cantar y a gritar con mis amigos y formar parte de un grupo, sin la responsabilidad de tomar yo todas las decisiones.

¿Qué puede ofrecer hoy Mar Otra Vez, casi 30 años después de su separación?

JC: Sorpresa, acciones inesperadas… Electricidad, sangre, sudor, lágrimas, ruido y música sobre el escenario de El Sol, que es lo que tenemos cerca.

Javier Rodrigo: Música y ruido seguro.

Si ya en vuestro momento estabais un poco en tierra de nadie. ¿Cómo pensáis que se va a entender vuestra propuesta a día de hoy?

JC: No me importa cómo se entienda. Que cada quién interprete lo que quiera, eso es una parte de la libertad respecto a la asunción del arte.

JR: No creo que haya nada que entender, nuestra música no es una teoría física. Habrá a quien le guste o le interese y a quién no. En todo caso, eso nunca ha sido algo que nos preocupara.

¿Entra en vuestro planteamiento grabar nuevas canciones y darle continuidad al grupo o será un momento único?

JC: Estamos componiendo una canción para CADUD (Canción de Amor de un Día). De momento, nuestro objetivo es la celebración del 30º aniversario de la salida del primer mini elepé y hacer un concierto inolvidable.

JR: Lo que pase de aquí en adelante dependerá de cómo nos lo pasemos juntos y de que sigamos encontrando interesante lo que hacemos. De momento lo pasamos estupendamente y nos gusta tocar. Veremos por donde seguimos. Eso ahora no es una preocupación.

En vuestro periodo de actividad estabais rodeados de toda esa vanguardia, a menudo bastante hortera y vacía, de la movida madrileña, donde no parecía haber sitio para vosotros ¿Cómo reaccionaban vuestros contemporáneos y el público ante los conciertos de la banda?

JC: Ciertamente, siempre hemos sido un grupo muy respetado por otros artistas o grupos, incluso de éxito multitudinario, quizás por miedo o por nuestra osadía o descubrimiento temprano de fórmulas musicales inauditas que otros tardarían décadas en aprender a usar.

JR: Sobre los contemporáneos es difícil saberlo. Creo que en general nos respetaban aunque a algunos no les apasionara lo que hacíamos. La reacción del público ante los conciertos sí la conozco: más de la mitad se iban.

¿Alguna vez os habéis sentido cómodos con el término "maldito" o la etiqueta "de culto" que insistentemente os colgaron los medios?

JC: La etiqueta de “maldito” se suele utilizar erróneamente y con demasiada gratuidad. El “maldito” es el artista que ha muerto sin poder ver su obra publicada o difundida. Nosotros estamos vivos y coleando de alegría, y estamos viviendo la mejor época del ser humano: tener todos más de cincuenta años, y algunos con mucho rock’n’roll a nuestras espaldas.

Hubo un tiempo en el que conseguir un disco vuestro era muy complicado, yo mismo era muy fan de Los Chatarreros y cuando supe de vuestra existencia me costó Dios y ayuda encontrar algo vuestro en los 90. Al final acabé consiguiendo precisamente el vinilo del que ahora celebráis 30 años y al principio me dejó muy descolocado. Fue tras un buen puñado de escuchas cuando acabó fascinándome ¿Erais conscientes de que vuestra propuesta era en un principio muy inaccesible? ¿Era algo intencionado para marcar algún tipo de línea divisoria entre vuestros contemporáneos?

JR: Me alegra que encontraras fascinante el disco. Por otro lado, nosotros no pretendimos conscientemente marcar líneas divisorias. Buscábamos la creación, desde el corazón, la cabeza y el estómago.

JC: Nosotros concebíamos nuestra música como algo natural que nos surgía, a veces en conjunto y otras por separado. Nunca planeamos hacer “música rara”. Yo escribía poemas y los incrustábamos en la música y en el ruido, que tanto placer nos producía; a mí me lo sigue produciendo.

¿Habrá bidón de gasolina con botella de vidrio incorporado el 4 de diciembre?

JC: Sí, habrá bidón de gasolina… y voces y violín y bajo y saxo alto y batería y guitarra y Korgs Ms 10 y Ms 20… Cómo no, somos Mar Otra Vez.

Habéis redondeado el cartel con invitados de lujo, destacando la presencia de Pablo und Destruktion, un habitual en estas páginas y al que admiramos enormemente. ¿Reconocéis algo de vuestra impronta en su música? ¿Que sensación os produce el poder influir a gente de otras generaciones?

JC: Aún no he tenido tiempo de escuchar a todos los grupos que participan en el disco tributo. Sé que eso es imperdonable, pero prometo hacerlo ya.

JR: Algunos me han gustado mucho. Grupos muy interesantes, originales y creativos.

Acabamos de publicar un reportaje acerca de la trayectoria y obra de Corcobado y de la etapa Mar Otra Vez nos costó muchísimo encontrar información. Entre lo poco que encontré leí que vuestra separación fue dolorosa para algunas partes. ¿Este regreso es también, de alguna forma, un modo de sanar esa herida y de cerrar definitivamente una etapa?

JC: Claro que sí. Este último lustro ha estado lleno de reconciliaciones y reencuentros. Es bueno que la gente que se ha querido y ha estado separada por las circunstancias vitales o mortales se vuelva a unir con amor en este mundo cada vez más deleznable, que adolece de una falta de amor inconmensurable.

JR: Desde la perspectiva de las relaciones personales el reencuentro ha sido magnífico. Nos lo debíamos unos a otros, y la vida a los cinco.

Por último, y a sabiendas de que igual no procede en esta entrevista, me muero de ganas por saber en qué estado se encuentra el último proyecto de Corcobado, "Canción de amor de un día".

JC: Te respondo sólo porque Mar Otra Vez participa con una canción en CADUD. Faltan menos de dos horas para terminar la obra. El máster de audio estará listo ya en febrero. Muchas gracias. Salud, amor y libertad.

Fotografía: Gerardo Romera

Sobre el Autor

David Doinel

Tengo un podio en mi casa, soy el primero cuando quiero.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.