The Get Up Kids @ Independance Club (Madrid) 18-05-2019

get-up-kids-noticias-madrid

Pocos días después de volver a calentar los motores con la publicación de su primer álbum de estudio en 8 años, The Get Up Kids echaban de nuevo a rodar en una gira que les acercaba a Europa en las primeras fechas tras ofrecer varios conciertos en EE.UU. Las nuevas canciones de "Problems", de las que ya os hablábamos hace unos días en estas páginas, engranan a la perfección con una discografía que les sitúa como grupo de referencia dentro la escena del punk rock y el emo noventero, convirtiendo estos conciertos en cita obligada para todos sus seguidores. En medio de una amplia oferta de música en directo en Madrid, los norteamericanos llegaban a la capital dentro del ciclo Sound Isidro, subiéndose a las tablas con una sala a medio llenar pero absolutamente abarrotada de fieles. Un ambiente especial que se respiraba desde los primeros acordes de esa 'Satellite', auténtico cañonazo de su último disco que pese a llevar solo unos días en el mercado ya fue coreado por todo el respetable en lo que parecía a todas vistas una noche cargada de energía. Sensaciones que se reforzaban con tres clásicos de la banda como 'Shorty', los arrebatos de punk de 'No Love' y sobre todo una 'Valentine' donde el emo más esencial ganaba protagonismo erizándonos la piel en uno de los momentos más sentidos de la velada. Todo ello con una 'The Problem Is Me' de por medio que subía las pulsaciones representando los temas más nuevos junto a 'Lou Barlow' y la sensacional 'Salina'.

Como si el tiempo no hubiese pasado por ellos, con garra y sobre todo con un sonido perfecto, The Get Up Kids hacían valer su presencia en directo llevando las canciones a un nivel muy por encima de las grabaciones en estudio. La melancolía de su legado caía con todo el peso en 'Mass Pike', uno de sus himnos más coreados, por supuesto puño en alto y con los primeros conatos de pogos en la pista. Contrapunto que manejaban con maestría con la nostalgia pausada de 'Campfire Kansas'. Un aroma de tristeza y pasado que se mezcla con la potencia en 'Don't Hate Me', sin duda una de las cumbres de su música y que fue tratada como tal por el público. Aunque sería su llamada a la acción, 'Action & Action', la que terminaría de incendiarlo todo, desatando irremediablemente los primeros vuelos de la noche. Ver a gente flotar sobre el público no siempre es sinónimo de fulgor. En los tiempos que vivimos donde la pose y los stories marcan los actos, ni siquiera algo tan puro como la emoción desborda se ha librado de caer en la impostura más ridícula. No fue este el caso, en un concierto donde apenas se vieron móviles al aire y sí asistentes sobrevolando cabezas movidos por una pulsión imparable. Y así es difícil no contagiarse de toda esa energía.

Con ello se llegaba a los bises y tras un breve paso por camerinos volvían al escenario sin dejarse en el tintero su popular 'Holiday' ni 'Red Letter Day', cambiando de batería y volviendo a la formación inicial para encarar la traca final. Un último empacho de adrenalina que arrancaba con el punk de The Replacements, versionado en la festiva 'Beer for Breakfast'. Y bajando el ritmo pero aumentando el riesgo de sufrir un ataque al corazón, el piano de 'I'll Catch You' dejaba campo abierto para que Matt Pryor pusiese en jaque nuestras emociones una vez más. Con todo revuelto y su correspondiente metáfora en la pista, 'Ten Minutes' dejaba las últimas gotas de sudor de la noche. Con lo mejor de su bagaje y la frescura de siempre, The Get Up Kids están de nuevo en la primera línea del emo y el punk, y viendo recitales como este nadie puede osar a decir lo contrario.

The Get Up Kids

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.