St. Paul & The Broken Bones @ Teatro Barceló (Madrid) 27-07-2016

st-paul-broken-bones-cronicas-conciertos-2016

En el mismo escenario, y algo más de un año después, St. Paul & The Broken Bones volvían de nuevo a Madrid con la confianza de encontrarse con un buen número de fieles, ganados a base de sudor en el excelso concierto que ofrecieron en el Teatro Barceló en la que fue su primera visita a la capital. Muchas caras conocidas entre el público, tal vez reconocibles precisamente del anterior encuentro con los de Alabama. En cualquier caso, una audiencia con un exquisito gusto por la buena música, por el soul y por extensión por St. Paul & The Broken Bones. Y es que sin andarse con rodeos, y después de ver a Paul Janeway y los suyos dos veces, creo poder decir con firmeza que son la banda de soul con mejor directo que jamás haya visto. Además de contar con músicos de categoría, los huesos rotos poseen el divino encanto de St.Paul al frente. Una de las mejores voces blancas que haya podido dar la música y un líder carismático como pocos. De aspecto orondo e inocente, a primera vista cuesta creer que pueda transformarse en ese divo enérgico y sensual que se contempla una vez empiezan a sonar los primeros compases y comienza a moverse de la forma en que lo hace. Un torbellino que nuevamente se llevó todo a su paso.

Con un setlist en el que se colaron muchas canciones del que será su próximo disco, "Sea of Noise", St. Paul & The Broken Bones repasaron algunas de las joyas de su maravilloso disco debut, y así tras una intro instrumental comenzaba a sonar la poderosa 'Don't Mean a Thing', 'Sugar Dyed' y no tardaba en llegar 'Half the City', donde Janeway desgarraba una vez más sus cuerdas vocales. Solo un preámbulo de lo que estaba por llegar poco después con la visceral 'Broken Bones and Pocket Change', donde el maestro de ceremonias se rebozaba por el escenario mientras se lamentaba y golpeaba con rabia uno de sus extravagantes zapatos contra el suelo. Todo un espectáculo de alguien que lidia con destreza en el arte escénico y que maneja a su antojo las emociones de su público. Tampoco faltaron piezas fundamentales como 'Like a Mighty River' o el delirio de 'Grass is Greener'.

Como ya viene siendo habitual en sus directos, St. Paul & The Broken Bones completaron su actuación con varias versiones de algunos de sus mitos musicales, que intercalaron con maña entre sus propias canciones, aunque para ser justos todas las versiones que hacen estos tipos pasan a ser propiedad suya por derecho. Totalmente adaptadas a sus sonoridades gospel y soul sonaron 'I've Been Working' de Van Morrison, 'Make It Rain' de Tom Waits y, ya en los bises, 'I Want You (She's So Heavy)' de los todopoderosos Beatles. Todo un conciertazo que se cerraba con su famosa 'Call Me', en la que de nuevo Janeway sacaba su mejor faceta y se hacía el muerto sobre el escenario para levantarse como un poseído y cantar de nuevo a pleno pulmón ese estribillo tan pegadizo como demoledor. Pura adrenalina que engancha y de qué manera. No sé ustedes pero acaban de irse y ya estoy deseando que vuelvan.

Fotografías: Luis Arteaga

St. Paul & The Broken Bones

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.