Now Reading
Sleaford Mods @ Sala But (26-03-2022)
Dark Light

Sleaford Mods @ Sala But (26-03-2022)

cronicas-conciertos-sleaford-mods

Pocos grupos se sienten tan reales y honestos como Sleaford Mods. Más aún en el ámbito del rap, donde prima la impostura y esa falsa retórica de gente chunga, presumiendo de tener mucha calle pero viniendo de una posición aburguesada desde la cuna. Siempre se conecta más con aquello que te resulta veraz, aunque provenga de realidades diferentes a la tuya. La dupla conformada por Jason Williamson y Andrew Fearn ha sacado petróleo de las historias suburbiales de Notthigham, y cantan sobre lo que viven como parte indisociable de esa workingclass británica eminentemente punk.

Pero además de escupir, literalmente, frases sobre el micro, Williamson tiene unas espectaculares dotes para la ironía gestual e incluso la comedia. En directo, esas dos realidades se conectan en una combinación difícil de expresar; un tipo con aspecto de hooligan inglés, vomitando consignas rabiosas y un bailarín con la plasticidad y la gestualidad de un mimo, con su punto bonachón y amable. En definitiva, un auténtico personaje digno de conocer.

cronicas-conciertos-madrid-SM

En su directo en Madrid agotaban entradas, demostrando que su mensaje ha calado hondo y que, pese a no ser su último álbum («Spare Ribs») su mejor colección, el público ya sabe a lo que va a estos recitales. Unas bases aplastantes, facturadas por un Andrew Fearn que la última vez que les vi, hace ahora dos años, posaba como una estatua y que ahora parece haber cobrado una nueva y renovada vida, bailando como un poseso durante todo el recital. Un buen rollo que complementa el show de Williamson y lleva su rima desde el extrarradio a la estratosfera.

Imposible no mover los pies con el ritmo demoledor y el empuje detrás de cortes como ‘Shortcummings’, el beat con regusto añejo de ‘Kebab Spider’ o la mugre que sale a flote en ‘Face to Faces’, ‘Jolly Fucker’ o ‘Jobseeker’. Momentos álgidos de pogos y también para detestar a una diminuta minoría del público pasada de droga, haciendo el ridículo e intentando subirse al escenario en varias ocasiones, pese a la reprobación insistente de los artistas. Muy pesados. Hay muchos conciertos para esto y este no era uno de ellos. Una imagen patética que por suerte duraba poco y que en ningún caso lograba ensombrecer un directo con la capacidad de pasarte por encima. Ahí estaban temas tan abrumadores como ‘T.C.R.’ o una ‘Tied Up in Nottz’, ambas con unas de las mejores mezclas de rap que yo haya escuchado en toda mi vida. Sleaford Mods volvían alegrarnos la existencia y en la próxima visita volveremos a encontrarnos. ¡Bravísimo!

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top