Dark Light

sesion-vermu-campaña-everlong

Interpol @ La Riviera (Madrid) 21-02-2023

Foto del avatar
interpol-gira-conciertos-2023

Hace unos días os hablábamos del concierto de Cupido en La Riviera en la que fue su segunda noche con todo vendido en la sala de la capital y hoy toca hacer lo propio con otros que no tienen nada que ver musicalmente, pero que también tuvieron que reservar el recinto para dos veladas. Interpol llegaban a Madrid tras colgar el cartel de sold out para la primera de sus fechas casi sin despeinarse y acercándose al lleno también en la segunda de ellas. Los nuevos sonidos cercanos al trap tienen tirón entre los jóvenes pero quiénes sobrepasamos ya la treintena también parecemos dispuestos a llenar salas para ver el estado de forma del rock de principios de siglo.

Fue en 2002 cuando la banda de New York saltó a escena con «Turn on the Bright Lights», un disco que llevaba al otro lado del charco el rock británico más oscuro y lo hacía con personalidad. A partir de ahí, la banda fue publicando trabajos con marcada periodicidad y dejando por el camino momentos inspirados y también algunos olvidables hasta llegar a este «The Other Side of Make-Believe» que venían a presentar, aunque tampoco demasiado. Si bien es cierto que abrieron con los pianos y la melodía de ‘Toni’ no fueron muchas las canciones de su último disco que sonaron a lo largo de la hora y media larga que estuvieron sobre el escenario. Y a tenor de la respuesta del público tampoco importó mucho. Cierta desidia ante sus nuevas composiciones y la habitual celebración de clásicos dejó claro ya desde que sonó la primera línea de bajo de ‘Evil’ que lo que se demandaba desde abajo era un grandes éxitos.

interpol-noticias-conciertos

sesion-vermu-campaña-everlong

Así, fueron la dupla ‘C’mere’ – ‘Narc’ (ambas de su segundo disco, «Antics») una ‘Obstacle 1’ rescatada (tal vez con el setlist ya demasiado avanzado) de su debut o ‘Rest My Chemistry’ (impecable esta) algunos de los temas más celebrados y que con mayor intensidad fueron ejecutados por la banda. También una ‘The New’ en la que elevaron un auténtico muro de sonido en sus partes instrumentales o esa ‘Slow Hands’ efectista y efectiva con la que se despedían antes del bis. Todo ello estuvo respaldado por una presencia escénica sobria, con Paul Banks siempre al frente, agradecido y dirigiéndose al público en perfecto castellano en todo momento, y un imponente juego de luces que los mantuvo entre rojas oscuridades y llamarazos blancos reflejados en bolas de discoteca.

interpol-conciertos-madrid-2023

Desgraciadamente, también hubo muchos otros en los que la banda pareció funcionar con el piloto automático y algunas de las canciones no calaron como deberían entre un público algo disperso. Más allá de esto, no hay mucho que reprochar al grupo y seguramente los fans más fieles de la formación saldrían encantados de la sala, pero creo que tampoco fuimos pocos los que nos fuimos a casa con esa sensación de frialdad que te dejan algunos conciertos correctos pero poco memorables. O tal vez es que tampoco todo en esta vida tiene que ser así, memorable.

 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top