Disciplina Atlántico + Camellos @ Moby Dick Club (Madrid) 20-04-2017

cronica concierto disciplina atlantico camellos madrid moby dick

Máquina de humo a pleno rendimiento, camiseta de la Juve sobre un ampli y guitarras bien afiladas. Catenaccio sonoro el que practicó Disciplina Atlántico el pasado jueves, dentro de la programación de FestiMad y en la presentación en sociedad de “Gran Oriente”, obra magna de la que os hablamos recientemente y que luce igual de bien (o mejor) en directo.

Fue sobre el escenario donde nos conquistaron en su día y es sobre él donde mejor se desenvuelven, aun con la baja del recién operado Jose Luis, teclista-baterista al que suplió en esta ocasión Joaquín, de Klein Music Lab. También fue de la contienda Rubén Valles, quién ya puso desquiciados vientos al disco y que se unió a la formación para reflejarlos en directo desde la inicial ‘El Cristo de las Sales de Baño’. Puñetazo psicodélico sobre la mesa a las primeras de cambio para poner bien alto un listón que se mantuvo arriba a base de muro de guitarras y bajos gruesos y machacones. “Gran Oriente” es una bomba de relojería y tras estar a punto de estallar en varios momentos (‘El Camino Es una Serpiente’, ‘Una Mujer Bajo la Influencia’) fue con el tridente final con el que el contador llegó a cero a lo grande. Entre ‘Pantano (mierda de)’ y ‘Anna Nicole’ se coló la a añeja ‘Parquesol’ (una de las más celebradas junto a ‘Esto Huele Como Espíritu Adolescente’ y su sabroso sabor a single) y con ellas y sus interminables desarrollos instrumentales, con Ricar alejándose del micro para sumergirse en el humo que nublaba sus pedales, pusieron fin a una hora de cortante intensidad y expansiva densidad sonora.

Como si un huracán nos hubiera pasado por encima, no nos quedó otra opción que salir a tomar aire antes de volver a entrar a una Moby Dick que cambiaba completamente de tercio para dar paso a Camellos, reciente fichaje de Limbo Starr y que pondría fin a la noche. “Embajadores” es el primer larga duración de estos cuatro chavales sin más intenciones aparentes que pasarlo y hacérnoslo pasar bien. De sonido lo-fi en el disco, la propuesta gana empaque y potencia en directo, donde se acercan al garaje más canalla y divertido con el plus de apostar por el castellano en unas letras ácidas y cómicas lanzadas a dos voces que se convierten en una. Si Disciplina cerraron bien atrás Camellos atacaron con fiereza y con el público entregado la clavaron por la escuadra. Tremenda plantilla la del sello madrileño.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.