[Actualidad] Disciplina Atlántico - "Gran Oriente" (2017)

criticas-discos-disciplina-atlantico-gran-orienteNo se dejen engañar por ‘Familia de Metal’, tema que abre amablemente el primer larga duración de Disciplina Atlántico. Cuando su jingle final deja de sonar y entra el bajo de ‘Pantano (mierda de)’ se desata la bestia, una que no va a volver a la madriguera en casi ningún momento de los siguientes cuarenta minutos. Sobre aplastante base rítmica los acelerones y frenazos guitarreros van a ser la constante que articula unas canciones que nos transportan a nuestra tierna y descerebrada juventud, siempre con ese espíritu escapista de la mal llamada (y ahora inexistente) clase media por bandera. Ganar algo de dinero y dejar atrás ese decadente pantano para por fin llegar a una playa (casi igual de decadente) como único modo de evasión. Perfecto resumen de las brillantes letras que recorren unas canciones que claman por recuperar las costumbres adolescentes de un modo casi peterpanesco, que invitan a alcanzar una quimérica vida mejor en el sur de Francia o que narran una cinematográfica aventura real que parece una película de Guy Ritchie con banda sonora de Goblin. Y es que eso es “Gran Oriente”, una aventura musical de principio a fin en la que es mejor no perder detalle.

Lejos de caer en el tradicional recurso de sumergir la voz entre la maraña de guitarras, aquí el peculiar y arrastrado fraseo de Ricar se sitúa en el mismo plano que esa afilada instrumentación, por la que no solo desfilan cuerdas sino también teclas e incluso unos desquiciados vientos que suben la intensidad en momentos puntuales. Siempre como recurso y nunca por decreto. Con todo ello suenan vibrantes cuando se acercan al concepto de single (‘Esto Huele Como Espíritu Adolescente’), cuando sus guitarras enfrentan pedales y distorsión hasta llevar el tema al infinito (‘Anna Nicole’), cuando rozan la psicodelia levantando el pie del acelerador (‘Una Mujer Bajo la Influencia’, ‘Confeti Sobre Fondo de Sangre’) y, sobre todo, cuando firman canciones como ‘El Cristo de las Sales de Baño’, expansiva, ascendente, sinuosa y tan deliciosamente lisérgica como esa brisa de trankimazin.

Lo escuchado en su EP de presentación no solo se confirma con este “Gran Oriente”, sino que se lleva un paso adelante convirtiéndolos en una de las propuestas más original e interesante del ruidismo patrio. Nos declaramos devotos de la Disciplina Atlántico.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.