Alberto Montero @ Sala Clamores (Madrid) 13-05-2021

alberto-montero-conciertos-clamores

Cuando todo esto pase, vuelvan los grandes festivales, las giras internacionales y los conciertos masivos no deberíamos olvidarnos de quienes estuvieron ahí en las duras y no solo en las maduras. Ciclos como Sound Isidro, y varios más, han luchado contra restricciones, incertidumbres y constantes cambios para mantener viva la llama de la música, siempre desde la independencia, con pocas o nulas ayudas y ajustando al máximo unos presupuestos que dudo que vayan mucho más allá de cubrir gastos. La gente lo ha entendido y ha respondido, como pudimos comprobar el pasado jueves en el regreso a Madrid de Alberto Montero. Doble celebración además, ya que lo hacía en una sala Clamores que reabría por fin sus puertas tras más de un año de cierre obligado y que había aprovechado para darse un merecido lavado de cara y afrontar los tiempos venideros con energía renovada. 

El artista valenciano llegaba con “El Desencanto” bajo el brazo, un disco publicado en 2020 y que pedía a voces ser presentado en directo, con algunas de las canciones más directas y guitarreras de su discografía. Lo que no nos imaginábamos es que se iba a dar tal grado de comunión entre banda y público en un concierto en el que a algunos les sobraban las sillas (¿hubo gente gateando por el suelo en las primeras filas o lo hemos soñado?) y al resto se nos quedaban pequeñas. Desde el primer golpe de batería de ‘Buscando un Lugar Donde Vivir’ las canciones fueron celebradas y coreadas con los brazos en alto y la banda jaleada en cada momento de silencio. Una energía en constante ida y vuelta que durante una hora nos sumergió en una burbuja de felicidad que solo reventó cuando, irremediablemente y tras un segundo bis casi obligado, la música llegó a su fin. Aquello fue realmente inolvidable. 

alberto-montero-noticias-conciertos

En lo sonoro, y como mandan los cánones, había que presentar “El Desencanto” y de principio a fin lo repasaron. Temas como ‘Mira’, ‘Monstruo’ o ‘Lluvia’ crujieron a lo grande, con intensidad guitarrera y los falsetes de Montero en lo alto. En otros, como ‘Contigo’,  ‘Mandamientos’ o ‘Le Soleil’,  crearon unos delicados pasajes sonoros que siempre terminaban explotando por la crudeza del directo. Sobre el escenario son los teclados, los monumentales arreglos de guitarra de Román Gil y los afilados coros los que ponen esos matices que rodean las siempre cuidadas composiciones del grupo en el estudio. Estar arropado por una banda así no tiene precio. Tras celebrar “El Desencanto” hicieron un breve repaso a discos anteriores, rescatando ‘En el Camino’ de “Puerto Príncipe” y las más recientes ‘Flor de Naranjo’ y ‘Madera Muerta’ de “Arco Mediterraneo”, siendo sobre todo esta última celebrada y coreada con la sensación de que aquello se estaba acabando pero que lo haría por todo lo alto. Y así fue. Ovación cerrada y gente en pie, como en las grandes noches.

Texto: Iván Díaz
Fotos: Luis Arteaga

Os dejamos con todas las fotos en nuestro perfil de Instagram.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Everlong Magazine (@everlongmag)

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.