The Ships + Monte del Oso @ Moby Dick Club (Madrid) 24-09-2015

the ships cronica concierto moby dick club

Hace algo menos de un año que disfrutamos por primera vez del directo de The Ships en Madrid. Fue en la sala El Sol, durante las celebraciones del primer aniversario del sello Miel de Moscas, y ya allí comprobamos que la propuesta liderada por Dani Llamas, Juan Ewan y Paco Loco crecía en directo a pesar de haber facturado un disco sobresaliente. Con “The Summer of Our Lives” bajo el brazo se han pateado desde entonces un buen puñado de escenarios y ayer cerraban (y cerrábamos) el círculo en Madrid con un concierto que abría sus fechas de despedida, o al menos de “hasta pronto”, en Moby Dick Club.

Comenzaban de manera más que acertada la noche Monte del Oso. El trío de Pamplona publicó el pasado año su primer disco, “Esto Tiene que Doler”, y lo defendieron sin descanso con un sonido tan atronador como nítido. Sus temas son pildorazos directos de rock noventero, muy enérgicos, con guitarras musculosas y mucha pegada. Formado por Ion Minde, Luis Gómez y Edu Ugarte, de los eternamente reivindicables Half Foot Outside, se nota que la formación está curtida en esto de la música y los escenarios. Si hasta ahora nos habían pasado desapercibidos, a partir de su concierto de anoche no les perderemos la pista.

Tras ellos subían al escenario The Ships, esta vez en formato cuarteto, con la baja de Juan Ewan pero con un Paco Loco que vale por dos. De nuevo sus canciones, puro power pop de manual en sus versiones de estudio, cobraban en directo nueva vida, mucho más rockeras y contundentes. Algo tendría que ver el contar con la base rítmica de GAS Drummers: un Pablo al bajo que colaboró en tareas vocales con los coros y un Rafa a la batería (también componente de Gentemayor) que dio un recital de pegada llevando los temas a otro nivel. Mucho feeling sobre un escenario que no le cuesta llenar a Dani Llamas con su presencia y voz y que Paco Loco a punto estuvo de echar abajo en varias ocasiones. El músico asturiano da rienda suelta a todo lo que lleva dentro con The Ships y ya sea armado con la guitarra de doble mástil o con ese teclado al que maltrata impunemente. Se retuerce, acaba por los suelos, intenta tocar las guitarras colgadas de la pared de la sala y hasta luce barba para presentar ‘Hipster’ (y lo que pasa en Moby Dick se queda en Moby Dick). Con tanta energía normal es que ‘The Summer of Our Lives’ empezara amablemente y terminara como un bombazo instrumental, que ‘I Got Lost’ se reafirme como uno de los temas con el mejor estribillo de los últimos tiempos o que todo saltara por los aires con la final ‘Better World’ y tuviera que ser Rafa quien pusiera fin a la noche, tras su batería y entre vítores.

Genuinos donde los haya, esperamos que realmente esto sea un “hasta pronto”. Y que el pronto sea ya.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.