Ryan Bingham + Elijah Ford @ Sala But (Madrid) 01-10-2015

ryan-bingham-conciertos-madrid

Por primera vez en España y rodeado de su banda, Ryan Bingham aterrizaba en Madrid para presentar su nuevo álbum "Fear and Saturday Night", un disco con el que volvía a contentar a los puristas más acérrimos del folk, quienes recibieron de manera algo tibia su anterior trabajo, "Tomorrowland", en el que el Bingham flirteaba abiertamente con el rock. De vuelta a sus raíces y con una Sala But que le esperaba atestada, el artista norteamericano era presentado al más puro estilo yankee, speaker incluido que nos recordaba las tres joyas en forma de discos con los que Bingham daba sus primeros pasos en esto de conquistar corazones: el imprescindible "Mescalito", "Roadhouse Sun" y "Junky Star".

Precisamente sus dos primeros álbumes llegaban bajo la producción de Marc Ford, también conocido por ser guitarrista de The Black Crowes o Ben Harper and the Innocent Criminals, además de padre de Elijah Ford, encargado de abrir anoche para Bingham en Madrid. En solitario y haciendo suya la sala, el pequeño de los Ford prendió la mecha a base de ganas y voz, dejando un recital a la altura de las circunstancias y demostrando que pese a actuar en solitario tiene la fuerza y las ganas de toda una banda.

Con el público ya encendido después de la actuación de Elijah Ford, y tras las palabras del speaker, un vendaval de gritos daba la bienvenida a Madrid a un Ryan Bingham que aparecía en escena cubierto con sombrero y muchas ganas de responder ante toda la expectación generada. Directo y sin contemplaciones arrancaba con 'Dollar a Day', tema con el que imprimía a todos los asistentes el frenético ritmo del rodeo americano. Unos tonos que casi por arte de magia se iban hilvanando a otros muy diferentes, formando todo un mejunje de sonidos fronterizos que encontraban en el guitarrista Daniel Sproul al aliado perfecto para transportarnos a golpe de slide por mitad de otros paisajes sonoros. Siempre con el polvo del desierto sureño, el rock de carretera y la nostalgia propia de la música folk americana como esencias principales del viaje.

ryan-bingham-madrid-cronica

Tras varios temas que crecieron en la intensidad del directo gracias a los solos de guitarra de Sproul y una banda que cumplió con creces, Ryan Bingham daba paso a otro episodio. Sin batería y sin bajo en el escenario, todo en acústico para dispararnos directamente al pecho tres balas como son 'The Poet', 'Hallelujah' y 'Nobody Knows My Trouble'. Una bajada de ritmo que nos dejaba las defensas bajas y nos arrollaba con toda la melancolía posible de algunas de sus mejores letras. Haciendo gala de una sinceridad brutal al cobijo de una voz agrietada en mil tabernas, a estas alturas Bingham ya había conquistado completamente a una audiencia que mientras se reponía del mazazo devolvía palmas al de Nuevo México, quien respondía a su vez visiblemente agradecido y brindaba por primera vez su sombrero al cielo de la Sala But.

Tras otra buena sucesión de canciones, ya con la banda de nuevo al completo, se llegaba al indispensable bis. Momento reservado para el artista norteamericano, que volvía totalmente solo a las tablas y aprovechaba para arrancarse por bulerías con una melodía de guitarra que comenzó en el flamenco y acabó cruzando el charco para llevarnos junto a ella hasta el mismo corazón de México. Un auténtica estratagema de virtuosismo con la guitarra que servía de intro para 'Boracho Station', esa obra de arte desgarradora en la que el Bingham más hispano se atreve a cantar en español.

El tiempo se iba acabando y los primeros acordes de la oscariza 'The Weary Kind' sonaban tan maravillosos como amargos, presagiando un final de concierto canónico por todo lo alto. Pero una vez más el bueno de Bingham volvía a sorprender, y superando las dos horas de concierto presentaba de nuevo a la banda, cogía la guitarra eléctrica y dejaba espacio para dos temas más. Tiempo que le valía para reivindicar de paso ese rock denso que contiene su repertorio y que nos hizo quitarnos definitivamente el sombrero ante él.

Fotografías: Luis Arteaga

Ryan Bingham

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.