Perro + Za! @ Sala But (Madrid) 21-12-2017

cronica concierto madrid perro za!

Además de alegrarnos el verano con un festival diferente y programado con cariño (en 2018 vienen con The Jesus and Mary Chain, Princess Nokia y, oh sí, Superchunk a la cabeza) los de Tomavistas se han empeñado también desde hace tiempo en llenar las salas de propuestas interesantes durante los meses fríos del año. El pasado jueves despedían el 2017 en la sala But con un doble cartel de esos que no se deben dejar pasar por alto. Perro y Za! (no juntos, pero igual sí algo revueltos) formaban dupla y reivindicaban lo diferente en un ambiente tan encorsertado como es a veces el del rock en este país.

Al directo de los catalanes era la primera vez que me enfrentaba y un amigo me decía en la puerta que ojalá él tampoco los hubiera visto nunca para poder disfrutarlos como la primera vez. Normal. Ataviados con bermudas y camisas hawaianas, Papa DuPau y Spazzfrica Ehd pervierten todo lo establecido combinando voces robóticas, ritmos imposibles, peligrosos rasgueos de guitarra, bizarro sentido del humor y una constante sensación de peligro. Imposible no moverse al loco son que marcan sus canciones e improbable no acabar riéndose tras cada nuevo desvarío de un dúo que utilizó su maleta de viaje como totem espiritual y del que se despidió en Madrid tras kilómetros y kilómetros de carretera. Za! ponían fin con este concierto a un nuevo ciclo para seguramente reciclarse, mutar y volver convertidos en cualquier otra cosa.

Con el listón alto y la sala tomando color salían Perro al escenario. Los de Murcia conquistaron Madrid hace ya tiempo, agotando entradas en salas de cada vez mayor aforo y dejando tras de sí una estela de fans incondicionales que, una vez más, llenaron la noche de proclamas desde el foso. Recluidos estos últimos meses dando forma a su nuevo disco, tercero ya y que llevará por título “Trópico Lumpen”, aprovecharon la cita para probar en directo algunas de sus nuevas canciones. Éstas mostraron, por una parte, la cara más noise del grupo, con unas melodías que se perdieron algo entre el rascar de cuerdas y la contundencia rítmica de sus dos baterías, y por otra ese lado que abraza a los sintetizadores en su versión más oscura. En ambas vertientes, sus nuevas composiciones no desentonaron entre el repaso a los dos discos publicados hasta ahora por el grupo, aunque también optaron aquí por pisar a fondo el acelerador. Así, nos dieron calor con las proclamas de ‘Camiseta’, el aplastante groove de ‘Olrait’, el imparable minikorg de ‘Droga Porro’ o el frenetismo punk de ‘Papi Papito Ñam Ñam’. Y tal fue la intensidad con la que plantearon la noche que las dos guitarras que utilizaron acabaron con una cuerda rota y el consiguiente parón, que rompió un tanto el ritmo de una noche a la que ponían fin recurriendo a los hits. A pesar de ser la última en llegar, ‘Martillo’ y su ritmo machacón se ha convertido ya en un clásico y se codeó en la recta final con la siempre celebrada ‘Marlotina’, una especialmente inspirada ‘Ediciones Reptiliano’ y, ya en el bis, la imperecedera ‘Reina de Inglaterra’, tema que comenzó a ponerlos en el mapa en el ya (casi) lejano 2013. Todo apunta a que en 2018 seguirán en él.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.