Dark Light

Gorka Urbizu – «Hasiera Bat» (2024)

Foto del avatar
critica disco gorka urbizu

Sabíamos que en algún momento tenía que ocurrir pero, aunque lo estábamos esperando, nos ha pillado por sorpresa. De la manera más discreta posible, Gorka Urbizu ha dado forma a su primer disco en solitario cuatro años después del adiós (o hasta pronto) de Berri Txarrak. Lo publicaba la noche del domingo al lunes, anticipado por un breve mensaje unas horas antes. Sin aspavientos, sin adelantos, sin absurdas batallas contra el algoritmo y sin sentirse obligado a hacer las cosas como se supone que hay que hacerlas hoy en día para llegar a la gente. “Hasiera Bat”, que así se llama el disco, es un remanso de paz musical. Un disco de una belleza casi tangible. Una pausa muy necesaria en una industria que va demasiado rápido y que no nos deja terminar de disfrutar nada debido a esa necesidad de abarcarlo todo. “Estamos cegados/as por la vista”, afirma certero Urbizu en la nota de prensa que acompaña al lanzamiento. 

Reconozco que había fantaseado muchas veces con la dirección que tomaría Gorka al margen de Berri Txarrak. ¿Desnudaría toda esa rabia eléctrica para apoyarse solamente en sonidos acústicos? ¿Seguiría apostando por el punk y la distorsión? Pues ni una cosa ni la otra. “Hasiera Bat” contiene diez canciones de pop-rock limpio, delicado y altamente emotivo, grabadas de manera analógica en un teatro centenario de Guissona (Lleida), utilizando un ocho pistas como medio y conectando con un equipo de músicos que llevan la propuesta a otro nivel. Jordi Matas, Joan Pons, Ildefons Alonso y Ferran Palau (se dice pronto) han acompañado a Gorka en esta aventura, poniendo colchón sonoro a unas composiciones con altas dosis de excelencia melódica. Y se nota también aquí su amor por artistas como David Bazan, otro equilibrista de la melodía en todas sus variantes y del que Urbizu siempre se ha declarado confeso admirador.

Algo hay también de la parte producida por Ricky Falkner en “Denbora Da Poligrafo Bakarra”, aunque sin la electricidad y oscuridad en que estaba bañado aquel. Tal vez no desentonaría entre ese grupo de canciones temas como ‘Toki Bat’, con su ochentero arranque y los fraseos de Gorka. O incluso la inicial ‘Maitasun Bat’, con su sedosa cadencia y las preciosas líneas de bajo que pinta Matas entre las guitarras. Un juego realmente bello que se repite en canciones como ‘Lilura Bat’ o una ‘Kolore Bat’ aparentemente al borde de explotar pero con una medida contención instrumental como baluarte. Bajos cálidos, baterías secas, guitarras limpias y una voz muy por encima de todos los elementos configuran el sonido de un álbum en el que han sabido jugar con la desnudez y la crudeza, llenando cada hueco tan solo con el sonido necesario. Cada tema del disco es un ejemplo de ello. 

Volviendo al principio, sabíamos que esto iba a ocurrir pero no sé si estábamos preparados para algo tan bonito. Con «Hasiera Bat» Gorka sigue demostrando que cada paso adelante en su carrera tiene sentido y que, aunque muchos echemos de menos a Berri Txarrak, seguimos teniendo entre nosotros a un músico brillante y con una capacidad de emocionarnos a la altura de muy pocos.

Scroll To Top