Peiremans @ Moby Dick Club (Madrid) 17-03-2016

cronica concierto peiremans madrid

Esto va de melodías y guitarras distorsionadas”, decía Gorka Urbizu definiendo el power-pop con palabras antes de soltar una potente versión del ‘Photograph’ de Weezer y definirlo con canciones. Por la línea de las del bueno de Cuomo transitan las de Peiremans+, proyecto que nació hace una década con un EP homónimo y que tras unos pocos conciertos entraba en un largo letargo del que se desperezaba a finales del pasado año. La gira de siete fechas por el País Vasco hacía ver al grupo que el público les recibía con ganas, en parte seguramente, y siendo realistas, por el éxito en estos años de Berri Txarrak, banda que lidera desde su formación Gorka, también al frente de la guitarra y una de las voces de Peiremans+. Pero no hay que desmerecer la labor del resto de componentes de la banda que nos ocupa y sobre el escenario del Moby Dick Club nos encontramos a cuatro grandes músicos y amigos disfrutando enormemente de algo que tenía cierto sabor a celebración.

Con una cuidada puesta en escena (telón de fondo, lámparas por todo el escenario…) fueron desgranando las canciones de sus dos EPs entre divertidos comentarios del Gorka más desenfadado y un Imanol Ubeda que estuvo impecable a las voces. La combinación y el juego vocal entre ambos marca la personalidad de la banda y aunque es imposible no recordar a los Berri más melódicos en sus canciones los momentos de protagonismo de Imanol no son escasos. Incluso escuchamos alguna versión de su propia banda, Deabruak Teilatuetan, que junto a la ya mencionada de Weezer y una revisión con irónica letra anti-hipsters del ‘(What a) Wonderful World’ de Sam Cooke les sirvieron para completaron un set list que no podía irse más allá de las diez canciones en cuanto a material propio y que les permitió alcanzar la hora de concierto. No faltó ninguna de ellas, con momentazos como el ‘Zortziak Bat’, ideal para corear en directo y poner a bailar a la gente “como en un concierto de Tennessee”, la jovialmente melódica ‘Zer Gara Gu, Nor Gara Gu, Guaytarrak Gara Gu’, una ‘Zutik Iraun’ con la que se despidieron antes del bis y cuyo crescendo instrumental nos regaló el momento de mayor intensidad de la noche, o la final ‘Zuretzako Hitz Ederrak’, con la que nos saltamos toda barrera idiomática posible. Tras ella nos fuimos con la sensación de haber vivido algo que no sabemos si se repetirá, o que al menos seguro que no lo hará pronto, y con la satisfacción de haber saldado una cuenta pendiente, la que contrajimos hace diez años al escuchar el debut de la banda. Cuando leáis este texto Peiremans+ habrán descargado ya sus canciones en Barcelona y Durango, para entrar de nuevo en la cueva del letargo indefinido.

Y no podemos despedir la crónica sin mencionar a Saint Clementine, joven trío madrileño que hizo las funciones de teloneros con gran soltura. Ante un público todavía algo escaso y unos cuantos desubicados en busca de San Patricio presentaron unas canciones que van desde el emo noventero de Pavement o los primeros Weezer hasta temas de acelerado punk rock en la onda de Green Day cuando aún molaban. Bravo por ellos.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.