Now Reading
Micah P. Hinson @ Sala Bikini (Barcelona) 17-05-2015
Dark Light

Micah P. Hinson @ Sala Bikini (Barcelona) 17-05-2015

cronica concierto micah p hinson barcelona

cronica concierto micah p hinson barcelona

Creo que fue Wilde quien dijo que ser natural es la más difícil de las poses y desde luego a Micah P. Hinson sobre las tablas de una Bikini con un aforo llenísimo no parecía temblarle mucho el pulso, encarando desde el minuto cero el espectáculo con toda espontaneidad y con su (para algunos) desconcertante personalidad.

Venía leyendo crónicas confrontadas del tramo de la gira española con motivo de su décimo aniversario y en fin, de él siempre se ha dicho que es capaz de lo mejor y de lo peor y por suerte en Barcelona, donde ya concluía su visita a España, le salió un concierto memorable.

Una década después de la edición de «Micah.P.Hinson and The Gospel of Progress» el repertorio de aquel álbum imprescindible para el nuevo sonido americano sigue más vigente que nunca y fue recuperado para la ocasión en formato trio. Así, sobre una base comatosa, bella y envolvente se iban sucediendo los arpegios de guitarra mientras la voz se crecía hasta alcanzar sus desgarradores tonos. Una propuesta que apuntaba mágica desde el principio y que a cambio pedía muchísima atención y un silencio a gritos que, al menos en mi ubicación, no llegó a mostrarse. Es difícil cerrar los ojos mientras te atraviesa el poder de la melancolía que desprendía aquello cuando al lado tienes a unas pijas discutiendo sobre no sé qué amiga o no sé qué “me gusta” y uno al final acaba pensando qué hace aquí esta gente. Eso sí, olía muy bien a perfume fresquito en la zona.

Flotando en la sala con una intensidad que no era de este mundo se quedaron ‘Close Your Eyes’, con sus defectos adornando la inmensa virtud, y unas ‘Beneath The Rose’ y ‘The Possibillites’ que se sucedieron mientras las paredes de Bikini absorbían su sonido oscuro a la par que optimista. Sorprendente fue que a los 50 minutos el artista se retirara del escenario y un porcentaje considerable del público también lo hiciera. O no han ido nunca antes a un concierto o simplemente no parecían muy dispuestos a entender las contradicciones que el músico intentaba transmitir pero así era, se marchaban sin saber muy bien lo que habían venido a disfrutar. Por supuesto enseguida reapareció Micah en el escenario y continuó desgranado sus temazos y ya de paso nos recordó a todos lo grande que era el final del «Nevermind» de Nirvana con una preciosa revisión de ‘Something In The Way’, que la puso en su piel y nos llegó muy dentro.

En definitiva, una noche un tanto extraña pero hermosa. Si en cien años realizaran un psicofonía en la sala estoy convencido de que no sonarían los decibelios de tantas bandas cañeras que han pasado por allí sino la misteriosa y brillante oscuridad que nos traspasó el pasado domingo. Y es que el más allá ama el misterio y la profundidad. O eso dice Iker.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top