Mark Lanegan @ Sala Bikini (Barcelona) 10-03-2015

cronica concierto mark lanegan barcelona 2015

A Mark Lanegan le gusta nuestro país. El estadounidense aprovecha cualquier excusa para visitarnos, aunque bien es cierto que la que esta semana le traía de nuevo por aquí no era menor. El prolífico cantante volvía a la sala Bikini de Barcelona, antes de pasarse por Bilbao y Madrid, para presentar su nuevo álbum, "Phantom Radio".

The Faye Dunaways se encargaron de abrir la noche. El dúo belga, formado a raíz de coincidir en The Mark Lanegan Band en los últimos años, se estrenaba sobre los escenarios en esta gira. Paisajes electrónicos en los que la psicodelia y la oscuridad eran las constantes para una noche que comenzó más pronto de lo habitual, a las 19:30, algo que supieron agradecer a quienes habíamos acudido a la temprana convocatoria.

Tras ellos, Duke Garwood se presentaba para dar continuidad al tono sombrío y lúgubre. El multiinstrumentista afincado en Londres ha colaborado en el último disco de Lanegan y le acompaña en algunas de las fechas de su gira europea. No es casualidad. Además de la amistad que les une, el inglés es un músico extraordinario. Su sónido es el del blues, pero un blues personal que combina a la perfección una guitarra saturada con toques folk y cuyo único complemento en directo fue una batería impecable y sutil en todo momento. Aunque algo escueto, fue un muy buen concierto que nos dejó un excelente sabor de boca a pesar de que el sonido no correspondiera en alguna ocasión.

Dio igual que fuera un martes y que sea frecuente verle por Barcelona, Mark Lanegan salía al escenario con muchos incondicionales casi llenando la sala. Acompañado sólo por su guitarrista se dirigió al micrófono, del que no se soltó en toda la noche. Sólo unos segundos de 'When Your Number Isn't Up' con la que se presentó y su voz ya nos dominaba. Un inicio que enlazó, ya con toda la banda en el escenario, con 'The Gravedigger's Song' y 'Harvest Home', las cuales sonaron atronadoras. Quizás por el todavía poco rodaje, las canciones de su último trabajo en ocasiones frenaron el ritmo de un concierto que tuvo altibajos. Aún así, temas como 'I Am The Wolf' o la mencionada 'Harvest Home' sonaron increíbles y son ya pieza obligada en sus directos. Quizás fue cosa mía, no lo sé.

Todo lo contrario ocurrió con las canciones de su “Blues Funeral”, casi tan protagonista en esta ocasión como el trabajo que venían a presentar. En temas como 'Gray Goes Black' o 'Riot In My House' es donde a la banda se le ve más cómoda y eso se nota. Es aquí, cuando Lanegan coge con las dos manos el micro y tensa el gesto, cuando mejor conecta con el público. Su tan característica pose estática, junto a la sobria presentación de la banda sobre el escenario y el casi nulo juego de luces, hacen de sus conciertos una experiencia hipnótica.

También hubo tiempo para recordar dos de los anteriores grupos del cantante. Sonó 'Black Rose Way' de Screaming Trees y nos brindó otro de los grandes momentos de la noche con la magnífica 'Deepest Shade' de The Twilight Singers, compuesta por el gran Greg Dulli, como él mismo nos recordó. Tras un breve descanso en el que comprobamos que quizás no son sólo los años los que le pasan factura al de Seattle (y que no es él quien sujeta al micro sino al revés), la banda volvía acompañada de Duke Garwood para interpretar 'Methamphetamine Blues' y terminar con 'I Am The Wolf' y la versión de 'The Killing Season' de su disco de remixes.

Aunque se van notando los años y los excesos, Mark Lanegan sigue teniendo una voz única e imponente. Su presencia sobre el escenario es majestuosa, propia de un superviviente de aquel movimiento que ya hace un par de décadas surgió por Seattle y del que él es uno de los grandes exponentes. Y esperemos que siga siendo así por mucho tiempo.

Texto: Julio Ayllón

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.