Girl Band @ Moby Dick Club (Madrid) 15-11-2016

cronica concierto girl band moby dick madrid

No está ni mucho menos al alcance de todo el mundo la habilidad de hacer del ruido un arte. Lo consiguieron en su día unos The Birthday Party en los que el ahora elogiado Nick Cave exorcizaba fantasmas, también los Sonic Youth más caóticos, que además consiguieron acercarlo a parámetros pop, y lo hacen ahora los irlandeses Girl Band. Distopía sonora a base de distorsión carente de riff pero sobrante de cruda intensidad con la que nos golpearon pecho y mente el pasado martes en la sala Moby Dick de Madrid.

Tras un parón obligado por motivos de salud el cuarteto de Dublín volvía tras su paso por el Villamanuela para poner de manifiesto que su sangrante propuesta ha sido aceptada por el público de la capital y que las canciones de su primer larga duración, bautizado como “Holding Hands With Jamie”, incluso invitan a hacer algo parecido a bailar. Estuvieron precedidos por los locales FAVX, que dejaron buen sabor de boca con una sinuosa propuesta que a ratos los emparentaba con la banda principal de la noche y en otros con el garaje más frenético y alocado de artistas como Ty Segall. Tras ellos, Girl Band comprobaban que todo estuviera a punto para desaparecer unos minutos y volver al escenario con ‘Paul’ como primera bofetada sonora. Con todo el peso sobre el abrasador sonido de un bajo que en ocasiones hacía las veces de guitarra mediante pedales y en otras ondulaba graves en el ambiente es el grandullón Dara Kiely quien acapara miradas con esa pose impertérrita desde la que lanza proclamas y gritos con esos fraseos que irremediablemente emparentan al grupo con los míticos The Fall. Durante cerca de los sesenta minutos rozaron el sonido industrial en temas como ‘Baloo’ a base de enlatada (pero orgánica) batería, conectaron con el público en temas como ‘Pears For Lunch’ y descolocaron a todo el mundo con latigazos hardcore de medio minuto que dejaban al pogo de las primeras filas inmerso en un coitus interruptus constante. Sus canciones invitan al desmadre pero su creciente intensidad no siempre termina de estallar. Sí que lo hizo su narcótica revisión del ‘Why They Hide Their Bodies Under My Garge’ de los electrónicos Blawan, que convierten en una desquiciada aquelarre ruidista tan cercana a la original como personal y cercana a sus parámetros.

No Wave es una etiqueta tan ridícula como otra cualquiera pero siendo sinceros su traducción literal casa a la perfección con lo que Girl Band representan. Sinceros y sin ridículos corsés los irlandeses no siguen ningún tipo de ola. Ni siquiera parecen querer saber qué es eso.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.