Now Reading
Entrevista con Kase O: Cerrando «El Círculo»
Dark Light

Entrevista con Kase O: Cerrando «El Círculo»

entrevista kase o nuevo disco el circulo

entrevista kase o nuevo disco el circulo

Como si la portada del disco cobrara vida, “El Círculo” comienza con unos pasos sobre un camino perdido en medio de la naturaleza. Al final del camino los primeros versos: “Kase O ha vuelto al ejercicio, la primera frase es para los que están desde el inicio”. Después de más de veinte años de trayectoria, Javier Ibarra, la persona detrás del personaje, ha cerrado un círculo que se abrió en los 90 con unas primeras maquetas que revolucionaron desde Zaragoza parte del panorama rapero nacional. “En esos tiempos era todo muy underground, vivíamos el momento como unos jovencillos más. Sí que es cierto que vendíamos muchas maquetas. Yo notaba que había gente moviendo las suyas pero que yo tenía que sacar tiradas nuevas porque tenía bastante demanda, o “hype”, como dicen ahora”, nos cuenta el propio Ibarra. Como aspiración por aquel entonces, colarse en un panorama que, de manera muy primitiva, comenzaba a tomar forma de escena. “Yo veía a gente como los Poetas Violentos o La Puta Opepé muy profesionales, con rimas buenas y con discos que sonaba bien y esa era mi aspiración. Al final lo conseguimos, pero fue muy paulatinamente”.

Después de aquellas primeras maquetas Kase O daba forma junto a Hate, Lirico y R de Rumba a Violadores del Verso, con quienes publicaba en 1998 un primer EP que sí, ya sonaba profesional y, sobre todo, tenía rimas muy buenas. Por aquel entonces todos teníamos claro que Violadores se iban a situar rápidamente en la cresta de la ola y así fue. Varios discos, singles y giras después llegó en 2006 “Vivir Para Contarlo”, último disco de estudio publicado hasta ahora por el grupo y que se situó vertiginosamente en el número 1 de ventas en nuestro país para reportarles, poco después, su primer Disco de Oro. Con él bajo el brazo y tras una mastodóntica gira que terminó de consolidarlos como el grupo más grande de la historia del rap de nuestro país, la banda decidía tomar aire y oxigenar el proyecto, permitiendo a cada uno de sus miembros centrarse en sus carreras en solitario.

Así, en 2011 Kase O publicaba su primer disco junto a la banda Jazz Magnetism, dando un giro a su sonido y embarcándose en un proyecto nuevo de lo más original, en el que sus letras no eran lanzadas sobre bases sino sobre el sonido de un grupo, algo que ha terminado por influir bastante en el siguiente paso musical del cantante, el que ahora nos ocupa. “Después de haber tocado con Jazz Magnetism me costaba mucho encontrar loops que me gustaran para el disco, por eso en “El Círculo” casi todos los instrumentos que suenan son orgánicos. Desde aquel proyecto me he enganchado a tocar el piano y crear mis propios acordes. Hay mucho detallito en el disco, arreglos de una mininota que suena solo una vez y cosas que he ido aprendiendo con los años y que las nuevas tecnologías te permiten hacer. Antes tenías cuatro segundos de sampleo y podías hacer solo un par de loops para todo el tema”. Gracias a esta creciente musicalidad, en “El Círculo” encontramos bases tan brillantes como la de ‘Triste’, sonoridades tan luminosas como la de ‘Repartiendo Arte’, ambientes electro como el de ‘Mitad y Mitad’ y genialidades como ‘Mazas y Catapultas’, en la que viste a un piano jazzístico con influencias flamencas. Y es que, a pesar de que en la rueda de prensa en la que Ibarra presentó el disco ante los medios alguien comentó que echaba de menos algo más de riesgo, su primer disco en solitario es cualquier cosa menos poco arriesgado. “Es un disco super arriesgado. Hay tempos muy lentos, tempos muy rápidos, el interludio es bastante raro… son cosas que no se habían oído antes y es lo que buscaba, que lo que escuches en mi disco no lo puedas escuchar en otro”, afirma el cantante.

A ello contribuyen también algunas colaboraciones, apartado en el que, además de sus compañeros de Violadores del Verso, con quienes firma ‘Rap Superdotado’, destacan las de Hermano L, Shabu One Shant y McKlopedia en ‘Pavos Reales’, otra marcianada de lo más pegadiza. “Tenía ese cacho de letra, con esa entonación extraña, medio arabesca medio reggae y no sabía qué hacer con ella pero me flipaba. La idea del tema es que sobre un ritmo y una nota de bajo tenían que vestir la instrumental con sus tonos. Esas eran las directrices que yo les pasé y no me equivocaba cuando les llamé. Soy fan de todos ellos y sabía que iban a entender el concepto y así fue. Al final no sé cuál es el cacho más raro y más loco”.

También muy acertada es la sorprendente participación de alguien tan aparentemente alejado del rap como es Najwa, que remata con sensualidad un tema tan sexual como es ‘Mitad y Mitad’. “No nos conocíamos, yo había visto sus películas y escuchado sus discos pero en el proceso de grabación del tema alguien me preguntó si no iba a meter una chica cantando, como elemento femenino. No lo había pensado pero cuando me lo dijeron empecé a mirar voces femeninas y cuando me vino a la cabeza Najwa fue como “claro que sí, es ella”. La llamamos y se apuntó muy rápido, a los dos días ya estaba en el estudio. Fue justo lo que necesitaba el tema. A veces no llegas a hacer física la fantasía de tu música y en este caso se cumplieron las expectativas, o incluso se mejoraron”.

Tal vez lo que algunos demandaban en este disco es el acercamiento a sonidos más modernos, esos que, a día de hoy, están invadiendo el rap por la vía de la electrónica y a los que Kase O afirma respetar pero no encontrar entre sus influencias, ya que estas proceden “del rap viejuno, el jazz, el funk…”. Aun así, no considera que no pueda haber una convivencia entre los sonidos del rap actual y esa tradición que representa junto a grupos que recientemente han vuelto a escena como CPV o La Alta Escuela. “Los chicos de ahora son muy abiertos, escuchan de todo. Antes éramos más cerrados, la electrónica la teníamos prohibidísima en su momento. De todas maneras tampoco estoy metido en los debates que se generan sobre lo que es rap, trap y demás pero tampoco me sirve de mucho cuando estos se dan en Internet. Mi percepción es que los chavales escuchan de todo y que la gente es más abierta de lo que pensamos”, sentencia.

De lo que no cabe duda es de que “El Círculo” calará hondo entre todo tipo de público. La segunda frase de la Intro es “para todos los que estabais esperando, ahora quiero veros celebrando”. Tiempo de celebración tras un duro trabajo lleno de dudas y momentos difíciles que llevaron a Javier Ibarra, la persona, a refugiarse y tomar perspectiva en Colombia, donde dio forma en su mente a gran parte del disco. “Cuando me fui tenía algunas canciones empezadas pero casi todo el proceso de escuchar ritmos y escribir se dio allí. Nada más llegar tuve la suerte de que me presentaran a Crudo Means Raw. Había escuchado una mixtape suya y me pareció que tenía mucho nivel así que junto a él me quité el polvo haciendo mucho freestyle y rimando en círculos con otros raperos de allí”. Al preguntarle sobre la escena colombiana, de la que no recibimos habitualmente feedback, Ibarra nos cuenta que “no hay demasiado circuito de salas. El siguiente paso allí es organizarse, recuerda un poco a como estábamos aquí en el 94. Eso no quita que haya gente que haga ritmazos y tenga muy buenas rimas. Poco a poco irá creciendo”.

Y mientras que este largo proceso de promoción del disco, con interminables firmas y preguntas y más preguntas, afirma estar disfrutándolo, en el proceso de creación sí hubo “meses en los que no lo veía claro. Al final busqué ser sincero, dejarme la piel y humanizar a Kase O. Al fin y al cabo soy una persona de lo más vulgar cuando bajo del escenario”. Sobre él lo veremos en los próximos meses, cuando arrancará una gira que ya ha agotado entradas en ciudades como Pamplona, Santiago, Alicante, Granada o Sevilla, además de los dos dobletes de Madrid y Barcelona. En ella irá acompañado por R de Rumba, un percusionista y una segunda voz, interpretando sus nuevas canciones “y también clasicazos del pasado. Algo muy directo, rap del de toda la vida, que también apetece. Vamos a montar fiestas allí donde vayamos”. Pues a nosotros solo nos queda disfrutarlas.

Fotografía: Gustaff Choos

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2021. Everlong Magazine. Todos los derechos reservados
Scroll To Top