Now Reading
Entrevista con John Berkhout
Dark Light

Entrevista con John Berkhout

entrevista-john-berkhout

«Nos gusta pensar que nuestra música crea mundos, formas y colores que no has visto antes cuando cierras los ojos y te dejas llevar por ella» (John Berkhout)

John Berkhout saltaban a la palestra musical en 2013 con un primer EP e inmediatamente un larga duración que llegaba respaldado por el sello Warner Music y que daba mucho que hablar entre la prensa especializada. Siguiendo la senda del folk más psicodélico, los de Guipúzcoa presentaban una colección de canciones a la que dan ahora continuación, tres años después, con un segundo álbum con el que se embarcan en un nuevo sonido.

«Bloo Mind» recorre la misma senda psicodélica y llena de melodías pero desde un prisma más centrado en la electrónica y para saber como han llegado hasta este punto y el momento en el que se encuentra el grupo nos hemos puesto en contacto con ellos. Aquí os dejamos el resultado:

Desde que publicasteis vuestro primer EP, “The Path”, han pasado solo tres años pero da la impresión de que ha sido más tiempo a tenor de la evolución que ha seguido el grupo. ¿Cómo lo habéis vivido desde dentro? ¿Cómo os sentís al respecto de aquellas primeras canciones?

La verdad es que nos han pasado muchas cosas en los últimos tres años, hemos aprendido mucho y hemos trabajado más aún. Para nosotros la evolución ha sido algo muy natural, que hemos vivido de forma constante y cotidiana. Respecto a las canciones del primer disco, miramos atrás como quien repasa un mapa o un diario de los lugares por los que ha pasado, senderos que ha recorrido y sensaciones que ha experimentado. Y lo bonito de ese camino es todo lo que hemos aprendido recorriéndolo, pero siempre tenemos más ganas de mirar adelante que al pasado.

Pasa muy a menudo que cuando un grupo publica sus primeras canciones éstas han sido creadas en un espacio de tiempo extenso (a veces varios años) y tal vez no terminan de definir como es el grupo en el momento de publicarlas sino como ha sido durante ese periodo anterior. ¿Fue vuestro caso?

Puede ser, sí. El camino que recorrimos hasta culminar el primer disco fue largo. Fueron años en los que compusimos decenas de canciones y al final en el disco sólo plasmamos el 10% de todo ese trabajo. Las canciones se ajustaban a cómo nos sentíamos y qué necesitábamos en ese momento concreto, y a pesar de tener un estilo muy diferente a lo que habíamos hecho años atrás, las considerábamos adecuadas para mostrarnos a la gente.

La pregunta anterior me viene a la mente especialmente al ver la clara evolución que ha llevada a la banda a crear un “nuevo” sonido para su segundo disco. ¿Cómo habéis llegado a éste y cuanto de planeado había en ello? ¿Creéis que os representa mucho más como grupo que el de vuestro anterior trabajo?

Como te comentábamos al principio, fue una evolución natural más que un cambio drástico o planeado. Sí que teníamos claro que queríamos hacer algo más movido, con más intensidad, que era una de las cosas que nos pedía el cuerpo. Nosotros funcionamos así, en función de lo que nos pida el cuerpo en el momento. Ahora mismo el disco que mejor nos representa es el que estamos presentando. Es el que mejor plasma nuestras inquietudes y el que nos define actualmente. Más que representarnos como grupo, representa nuestras inquietudes musicales o artísticas actuales, y esa es la parte bonita de todo esto, ya que ni siquiera nosotros sabemos como ni a qué sonará el siguiente disco de la banda.

En la creación de un disco es habitual que influya lo que en ese momento la gente del grupo está escuchando. En este caso ¿qué bandas os han marcado a la hora de dar forma al álbum?

En los últimos años nos han marcado mucho bandas psicodélicas como Tame Impala o Temples, pero el elenco de artistas que hemos escuchado es mucho más extenso que todo eso. Nosotros tenemos gustos muy diferentes entre nosotros, aunque coincidamos en muchas cosas. Cada uno tendrá su percepción al respecto. Alguno incluso te dirá que le suena más a música electrónica ochentera que a grupos actuales.

Parece que son inevitables las comparaciones y para situar estilísticamente a un grupo de aquí siempre se habla de bandas de fuera. Con el primer disco se os emparejaba mucho con Fleet Foxes y en este caso se hace con los últimos Tame Impala. ¿Cómo os sentís al respecto? ¿Creéis que son acertadas estas comparaciones?

Sin duda es un halago que te comparen con bandas que lo están haciendo tan tan bien, pero nosotros siempre nos hemos considerado nosotros mismos y creemos que se puede encontrar mucho más en nuestro trabajo que influencias de grupos actuales.  Por otro lado, dichas bandas nos encantan y nos han influenciado claramente, pero no nos consideramos parte de ningún estilo en concreto ni de ninguna ola de grupos, pretendemos ser nosotros en todo momento.

Personalmente encuentro que aunque el cambio de sonido entre vuestros dos trabajos es notorio hay algo que conecta muy claramente los dos y es la melodía de voz. Creo que lográis en ambos unas melodías muy cuidadas y que esto al final otorga personalidad a la banda. ¿Le dais muchas vueltas a esta parte en concreto de vuestra música?

La melodía es la esencia de nuestra música. Prácticamente todo está enfocado a la melodía, la diferencia radica en las herramientas o instrumentos que utilices para llegar a ella. Anteriormente lo hacíamos a través de guitarras acústicas y ahora lo hemos abordado por una vía más electrónica y colorida.

A pesar del viraje hacia un sonido más electrónico éste no se acerca demasiado a lo que podríamos calificar como “música de baile” sino que se sitúa en el lado de la psicodelia y los sonidos envolventes. Me imagino más las canciones en una sala oscura, con una cuidada propuesta visual, que en grandes festivales. ¿Dónde os veis más cómodos vosotros para presentar este nuevo trabajo?

Es una buena pregunta ya que nosotros nos la hemos planteado a lo largo de la composición de este nuevo trabajo. A nosotros nos gusta pensar que hacemos una música que se pueda adaptar tanto a grandes escenario como a contextos más íntimos. Antes hacíamos una música esencialmente contemplativa y con los nuevos elementos que hemos añadido a nuestro estilo le hemos dado la vuelta a eso y hemos creado  algo que no sólo te incita a cerrar los ojos y escuchar, sino que te envuelve y te arrastra a través del ritmo y la melodía. Al menos eso nos gusta pensar a nosotros.

En este “Bloo Mind” habéis optado por la autoedición tras vuestro paso por Warner. ¿Cómo fue la experiencia y por qué el cambio?

No tenemos más que palabras de agradecimiento a Warner por el trato que recibimos y por todo lo que aprendimos durante esos años. Llegado el momento nos seducía la idea de aplicar lo aprendido sobre el mundo de la música y volar solos del nido. Era una apuesta arriesgada pero nos sentíamos capaces y motivados para hacerlo, y por ahora estamos encantados con el resultado del trabajo que hemos realizado.

En el disco incluís una canción en euskera, ‘Izarretatik Hona’, que es una de mis favoritas. Creo que el idioma le da ese punto exótico y diferenciador y me recuerda, salvando las distancias, a lo que ocurre con Sigur Ros y el islandés como idioma. ¿Cómo surge la idea de incluir un tema en euskera? ¿Pensáis explotar más esta faceta?

Nosotros hablamos en euskera en nuestro día a día. Pero también es verdad que la mayoría de música que escuchamos es en inglés. Llevábamos tiempo hablando de la posibilidad de incluir una canción en nuestra lengua en este álbum, y así fue. Es algo que habíamos hecho en el pasado, con la diferencia de que aquellos temas no llegaron a pasar por el estudio de grabación y en esta ocasión así fue.

En relación a esto, parece que hay una buena escena en el País Vasco en cuanto a bandas que juegan, a su manera, con la electrónica. Ahí están Delorean, que llevan años haciéndolo, o los más jóvenes Belako. ¿Sentís alguna conexión en cuanto a escena dentro del País Vasco o de España en general u os veis muy fuera de ella?

Vemos que hay elementos en la música de algunos grupos que coincidimos en una extensión geográfica similar que pueden inducir a pensar eso, pero lo cierto es que no creemos que nuestra música tenga mucho que ver. Euskadi lleva exportando talento musical desde hace mucho tiempo, y es un honor que se nos meta en el mismo saco que Delorean o Belako, a quienes admiramos y respetamos enormemente, pero no creemos que haya un hilo conductor claro o definido entre unos y otros. Una de las razones por las que esas bandas se han hecho tan populares es que tienen un estilo muy marcado y personal, y ojalá lleguemos a conseguirlo nosotros algún día.

Por último quería hablar del artwork del disco. Lo primero saber cómo llegasteis a trabajar con Lionel Williams para ello. ¿Fue un trabajo guiado por vuestra parte o le disteis libertad para trabajar y que os sorprendiera? Veo tanto en el propio artwork como en las fotos de promo o los vídeos que hay mucho juego con las formas, los colores y las perspectivas, casi como si se buscara una deconstrucción de la realidad.

Trabajar con Lionel ha sido un placer y una experiencia muy enriquecedora. Conocíamos su trabajo y nos pusimos en contacto con él para ver si estaba interesado en plasmar nuestro trabajo en imágenes. Le dimos libertad creativa absoluta y el resultado no puede ser mejor, ya que superó nuestras expectativas. Estamos muy orgullosos de haberle conocido, no solo profesionalmente sino a nivel personal.  Por otro lado, esos juegos con la forma y las perspectivas son ingredientes esenciales de la psicodelia visual, un concepto que siempre nos ha apasionado y que hemos podido integrar en nuestro mundo con las nuevas canciones. Nos gusta pensar que nuestra música crea mundos, formas y colores que no has visto antes cuando cierras los ojos y te dejas llevar por ella. Es lo que nos provoca a nosotros.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top