Entrevista con Helena Goch

helena goch la rama dorada castellano entrevista

"Lo maravilloso de la electrónica es que te puede llevar a un lugar remoto sin cambiar la esencia de la canción" (Helena Goch)

Tras lanzar su primer disco hace tan solo un par de años, Helena Goch ha llegado a este 2017 con un segundo trabajo discográfico en el bolsillo. En "La Rama Dorada" apuesta por el castellano en las voces y por un marcado giro estilístico con el que profundiza con sutileza en terrenos más electrónicos sin perder su personalidad sonora por el camino.

Para descubrir los secretos de este nuevo paso adelante contactamos con ella y aquí tenéis el resultado:

En 2015 debutabas en largo con “Little Tiny Blue Men” y dos años después publicas “La Rama Dorada”. ¿Qué ha pasado durante este tiempo? ¿Cómo has vivido la siempre importante etapa vital del primer disco?

Pues que la música se ha convertido en mi proyecto de vida. Antes trabajaba como actriz y desde que que saqué el primer disco hace dos años decidí que esto era lo que quería hacer el resto de mi vida, y que iba a luchar por ello a muerte. Creo que con esta respuesta contesto también a la segunda pregunta, así de bonita tuvo que ser la experiencia de sacar mi primer disco. Sabía que no iba a ser un camino fácil, tampoco el de actriz lo fue nunca, pero la belleza ganó a la razón, y la música llegó a mi vida para quedarse.

Es inevitable preguntarte por el cambio de idioma y el salto del inglés al castellano. ¿A qué se debe? ¿Hubo un punto de inflexión claro en el que decidieras dar el paso?

Es cierto que siempre ha estado la sombra del español. Todavía tenemos muchos prejuicios con los grupos españoles que cantan en inglés. Por otro lado, también me apetecía vivir la experiencia de que el público entienda desde el minuto uno lo que estás contando. Y ahora que lo he vivido puedo decir que la conexión que se crea con el público cuando entiende lo que dices en un concierto es enorme, y la estoy disfrutando mucho. También me gusta jugar a pedirle al público que cante con nosotras, y eso con el inglés no lo podía hacer. Un día me levanté y me dije “ hoy te vas a enfrentar a tu miedo”. Mi miedo era que mi voz no sonara bonita en español, y claro, los miedos, miedos son, los creamos nosotros, sin nosotros no existen, así que me encerré y compuse una canción cantando desde el primer momento en español. Fue hermoso darme cuenta de que mi miedo era un fantasma y que mi voz sonaba bonita también en español, diferente, porque cada idioma tiene su propia musicalidad, pero bonita.

Tengo la sensación de que las letras de “La Rama Dorada” son bastante personales y el cantar en castellano siempre te “expone” más ante la audiencia. ¿Cómo lo llevas? ¿En algún momento te hizo replantearte el cambio de idioma este hecho? 

Todo nace de mi lugar más íntimo, intento que mis melodías también sean una declaración de intenciones. “La exposición” está por todas partes, desde que te subes al escenario, es parte del oficio y no es algo que me preocupe. Las canciones están para ser escuchadas, así que la exposición es necesaria, a mí lo que me preocupa es hacer canciones capaces de emocionar, de acompañar a alguien en algún momento, aunque solo sea a una persona, y la exposición es el medio para que eso ocurra, claro. Por lo demás intento no juzgarme, mis emociones mías son, y cómo las cuente es mi camino, no me preocupa lo que puedan pensar los demás, por eso es tan bello el arte, sale de dentro, es íntimo, personal, e único.

Leo que “La Rama Dorada” toma su nombre del libro homónimo de James George Frazer sobre magia y religión. ¿Cómo llegaste a él y de qué manera inspiró tu música? Desconozco la obra pero, como te decía en la anterior pregunta, me da la sensación de que las letras tratan temas bastante personales. ¿Ha sido una influencia directa para ellas?

Llegué al libro de la mano de Patti Smith, en “Éramos unos niños” ella y sus amigos estaban leyendo ese libro cuando tenían 27 años. Estaba fascinada con ella y su sensibilidad en su autobiografía y me pareció que seguro era interesante buscar el libro, me sentía identificada con muchas de las cosas que le gustaban a esa Patti Smith de 27 años  y pensé que seguro ese libro me encantaba. No estaba equivocada. La dimensión mágica de la existencia es algo que ha ocupado millones y millones de horas en mi mente a lo largo de toda mi vida, y La Rama Dorada es un viaje maravilloso a mundos antiguos y primitivos con tradiciones mágicas. Desde entonces ando inmersa en libros de chamanes, en las tradiciones de los cuentos sanadores. Supongo que esto de hacerme preguntas e intentar entender la enormidad y vacuidad del universo, imaginando que hay una dimensión mágica en todo lo que nos rodea está presente en mi música. Algunas veces en mis letras, algunas veces en mis melodías, pero hacer música me quita los miedos, así que solo el hecho de coger la guitarra ya para mí es un viaje a un lugar donde los miedos se esfuman, y la magia reina.

También muy destacable es el cambio de sonido, desde una vertiente más de cantautora folk “al uso” hacía una instrumentación mucho más rica en detalles, integrando elementos electrónicos pero de cierto caracter minimalista. Cuéntanos cómo gestionaste este cambio sonoro, a que se debe y si fue complicado para ti llegar a sentirte cómoda con él.

El cambio me lo propuso Julio de La Rosa, productor del disco, que tiene el talento de escuchar muchas cosas desde el primer momento que escucha una canción solo con voz y guitarra. A mí me preocupaba que mis melodías cambiaran, porque eso es lo que más me obsesiona del proceso de creación: las melodías. Intento buscar la melodía redonda y perfecta, según mis cánones de belleza, para esa canción. Pero lo maravilloso de la electrónica es que te puede llevar a un lugar remoto sin cambiar la esencia de la canción. Y eso pasó. Las canciones han crecido muchísimo con la electrónica y estoy feliz con el cambio.

Salvando las distancias, me viene a la menta el proceso evolutivo de otros artistas como Bon Iver. No sé si él, o algún otro, han supuesto una influencia para ti en ese sentido.

Aunque sea “salvando las distancias”, tómate lo que quieras, que yo invito. Que te haya venido a la mente Bon Iver para mí es un piropazo. Su disco "For Emma, Forever Ago" sigue teniendo la capacidad de emocionarme aunque lo haya escuchado millones de veces. Su honestidad me inspiró y acompañó en muchos momentos de mi vida y en mi camino en la música intento siempre, siempre perseguir ese tipo de honestidad.

El disco lo produce Julio de la Rosa, quien además colabora en una canción del disco poniendo su voz y, si no me equivoco, siempre ha estado bastante ligado a tu música. ¿Cómo de importante ha sido su figura para tus canciones o incluso para tu carrera?

Cuando conocí a Julio yo acababa de empezar a colgar mis vídeos cantando en Facebook e Instagram. No tenía ningún plan, no pensaba en el futuro, había aprendido a tocar la guitarra para acompañar mi voz, y me divertía inmensamente crear canciones y cantar. Lo mucho que el creyó en mis canciones desde el minuto uno fue decisivo para mí, para seguir investigando, para seguir aprendiendo y descubriendo todo lo que la música tenía que enseñarme. Producir con él los discos, elegir los sonidos, buscar los universos de las canciones, es una suerte para mí, me conoce bien y aunque a veces yo no sepa cómo explicar lo que quiero contar él sabe e intuye dónde quiero ir y me acompaña a ese lugar.

No he podido verte en directo pero siento bastante curiosidad por cómo trasladas el sonido del disco al escenario. ¿Qué formación utilizáis?

Somos tres: Rakel, lanzando bases, tocando sintes y haciendo coros, y Sara con el bajo. Yo estoy con la guitarra eléctrica. Uno de mis objetivos al pasarme a este nuevo sonido era poder ofrecer un directo que fuera como el disco, pero con la energía del directo. Y eso hacemos, somos muy fieles al sonido del disco y la electrónica nos permite llevarlo a cabo con tres personas sobre el escenario. Además ahora, y gracias a la música, Sara y Rakel se han convertido en amigas y eso es un regalo, subirte al escenario con dos amigas y jugar a divertirse sin parar.

¿Te has sentido en la obligación de “dejar atrás” los temas de tu anterior disco por este cambio de sonido o sigues contando con ellos para el directo?

Sigo contando con ellos para el directo, aunque no con todos, y según el día. Es verdad que este nuevo sonido ha cambiado por completo el directo y no todos los temas del disco anterior son adaptables sin perder su esencia.

Por último, cuéntanos cuales son tus planes inmediatos y cómo está respondiendo el público ante este segundo disco.

Estamos preparando el videoclip de la canción 'La Rama Dorada', que saldrá en septiembre. Mientras tanto estoy inmersa en la composición de las canciones de mi tercer disco. Si quiero hacer de esto un oficio debo comportarme como tal, y quiero aprovechar este momento de productividad y creatividad en el que me estoy divirtiendo mucho. Quiero seguir creciendo y no perder el tiempo. Este segundo disco ha funcionado muy bien y eso me anima todas las mañanas a levantarme, encerrarme sobre las 9 de la mañana con la guitarra, comer, y seguir hasta las 8 de la tarde. Todos los días aprendo algo nuevo, esa es mi rutina y no la cambio por nada.

Fotografía: DobleLente

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.