Carolina Durante @ La Riviera (Madrid) 23-11-2019

carolina-durante-conciertos-madrid

Todo ha sucedido muy rápido. Como la juventud más adolescente que se aleja por el retrovisor, Carolina Durante avanzan a toda velocidad a la par que toda una generación. Parece ayer cuando me acerqué a verles por primera vez, en un escenario retirado en la edición del Mad Cool de 2018. Mientras tocaba algún grupo de renombre en el escenario principal y ellos solo tenían un puñado de canciones desordenadas y un hit en el bolsillo. Nada de eso importaba. Ya entonces eran el fenómeno juvenil de moda y desde entonces la burbuja no ha parado de hincharse. El pasado sábado era ya la tercera vez que les veía y volviendo la vista atrás recuerdo pocos ascensos tan vertiginosos como el de Carolina Durante, que tan solo unos días antes de actuar en dos noches consecutivas con todo vendido en La Riviera, anunciaban, con más de un año de antelación, un concierto en el palacio de los Deportes. Una auténtica locura difícil de explicar.

Tal vez el secreto para hacerlo sea su lenguaje directo, que aunque algunos aún no lo entiendan, conecta con las vivencias y sensaciones de toda una hornada de jóvenes. Y como dice su canción: no tocan mal, tocan mejor que ayer. Con el aluvión de conciertos y festivales que han dado estos años, el grupo se ha rodado en directo, y actualmente en las distancias cortas nadie podrá negarles el mérito de tener una maquinaria perfectamente engrasada que suena como un auténtico cañón. Las guitarras distorsionadas de Mario del Valle suenan cada vez más crudas y cercanas al universo de los Jesus and Mary Chain, y ahí, alejados de esa otra vena que coquetea con el tontipop, es donde te pasan por encima sin contemplaciones. Con la base rítmica de Juan Pedrayes y Martín Vallhonrat a la altura de la situación, 'Cementerio (El Último Parque)' y 'Buenos Consejos, Peores Personas' abrían por todo lo alto su primera noche en la Riviera. Todo ello con un Diego Ibáñez que más allá de la opinión de cualquier hater, es ya una suerte de frontman total. Da igual cómo cante, la actitud es indudable y con sus movimientos espídicos es capaz de ir a la yugular desde el primer bombo. Todo lo demás es querer sacarle punta al lápiz y caer el la envidia criticona.

diego-ibañez-carolina-durante

El frenesí constante contagiado en la pista aumentaba con la intensidad de 'El Año', cantada puño al aire mientras volaba la gente por encima de las cabezas. Nada comparable a lo que se vivía cuando empezaban a sonar los primeros acordes de onda recortada de 'La Noche de los Muertos Vivientes', tal vez la mejor canción del grupo. Más allá de "la canción" que les abría las puertas al gran público, este es sin duda uno de esos cortes que condensan la esencia de Carolina Durante y que ayudan a comprender el imaginario de toda esa generación que les ha llevado en volandas hasta aquí. Por supuesto se celebró con sudor, saltos y rabia. Más de lo mismo en la sucesiva 'Las Canciones de Juanita', un auténtico pelotazo con ese maravilloso guiño a El Mató a un Policía Motorizado, maestros incuestionables de conectar a la primera con emociones tan sencillas como complejas. Buenos referentes en los que fijarse. Filosofía de la se aprovechaban también tomando prestada la lírica llana de Marcelo Criminal y su ya antológico 'Perdona (Ahora Sí Que Sí)', con el que se abrían definitivamente paso al público más masivo sumándolo a la causa independiente. Nada que decir de 'Necromántico', otro latigazo de su primera etapa que en poco más de un minuto provocaba otra nueva lluvia de cerveza, más saltos y más karaoke colectivo.

Adelantando en vivo también su último tema sonaba 'No Tan Jóvenes', canción editada hace tan solo unos días en la que siguen hablando de problemas generacionales. Los mismos que están debajo de la simple pero terriblemente cierta 'Joder, No Sé' con la cerraban su recital sin bises. El espectáculo ya lo habían adornado suficientemente bien poco antes, como no, con la ya imprescindible 'Cayetano', en la que invitaban al escenario a Ignatius Farray, quien berreaba en las tablas mientras Diego se lanzaba al público. Carolina Durante están viviendo un sueño que parece lejos de terminar. Con tan solo un disco a sus espaldas, su directo no puede esconder muchas sorpresas, y pese a que en esta colección tienen canciones que bajan el listón, poseen una fuerza y una colección de temazos que les convierten en toda una garantía en el cara a cara. Así ha sido en todos los festivales veraniegos y en todas las salas por las que han pasado. Y así seguirá siendo. Tenemos Carolina Durante para rato y desde aquí lo festejamos.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.