Bob Mould - "Blue Hearts" (2020)

bob mould blue heartsHa pasado poco más de un año desde que Bob Mould publicó “Sunshine Rock” y aquí está de nuevo con otro tratado involuntario sobre el punk rock actual. Mould se acerca a los 60 años de edad y sigue sin aflojar un ápice la distorsión y energía en su propuesta. En “Blue Hearts” tan solo la introducción acústica que es ‘Heart On My Sleeve’ reduce un poco la intensidad sonora. No lo hace en la lírica, ya que Mould está cabreado, más que nunca, y asemeja la situación actual del mundo en general y de su Estados Unidos natal en particular a la que ya vivió en los 80, con el sida y la administración Reagan como principales protagonistas. Y a pesar de que todas estas canciones han sido compuestas antes de que estallara la crisis sanitaria mundial y los disturbios raciales que acabaron con la vida del afroamericano George Floyd, bien se podría pensar que han nacido en plena pandemia. Frases tan lapidarias como “la vida no es una broma, es mucho más”, “despierto cada día y veo una nación en llamas” o “es otra crisis americana, puedes ver como la mentira nos divide” recorren uno de los discos más rabiosos del ex Hüsker Dü.

Todo esto se traduce también en una música acelerada, rabiosa y ruidosa. Latigazos de minuto y medio, como ‘Fireball’, o poco más largos, como ‘Next Generation’, ‘Password to my Soul’, ‘When You Left’, ‘Racing to the End’ o la desgarradora ‘American Crisis’ se suceden sin respiro durante la media hora que dura el disco. Y aunque es este imparable ritmo el más representativo de la colección no falta el punk rock más jovial y desenfadado, de estribillo ultramelódico y coreable. Queda representado aquí por canciones como ‘Siberian Butterfly’, la irresistible ‘Baby Needs a Cookie’, una ‘Everything To You’ en la que parecen tomar prestado un punteo a J. Mascis, o la final ‘The Ocean’, en la que dejan un rato de lado la distorsión para despedirse después con una contundente parte instrumental.

Son cinco ya los discos publicados por Mould junto a Jason Nurdacy al bajo y Jon Wurster a la batería en la que apunta a ser su formación más sólida. Nada que envidiar a épocas pasadas. 

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.