[Actualidad] Slipknot - ".5: The Gray Chapter" (2014)

critica nuevo disco slipknot the gray chapterSlipknot hace tiempo que perdió el factor sorpresa. Quizás fue después de su "Vol. 3: The Subliminal Verses", el disco que les terminó de encumbrar, pero lo que está claro es que en los posteriores discos no consiguieron recuperar aquello que les hacía únicos.

Han sido tiempos difíciles para la banda: por un lado la muerte en 2010 de uno de sus fundadores, el bajista Paul Gray; y por otro los conflictos internos que llevaron a la inesperada salida del batería Joey Jordison el año pasado. Ambos acontecimientos han marcado notablemente su nuevo trabajo, y no sólo porque los dos ausentes eran responsables de gran parte de la composición.

Cada una de las canciones de “.5: The Gray Chapter” suena a Slipknot, eso es innegable. Y hablo de canciones, no de disco, porque quizás ese sea su principal pero: aunque el sonido en todas es homogéneo, escuchadas en orden hay algo que no acaba de encajar. Os prometo que en la primera escucha miré varias veces el reproductor para asegurarme de que no estaba en modo aleatorio., y gran parte de culpa la tienen 'Killpop', un medio tiempo demasiado temprano, y 'Goodbye', en mitad del disco, que perfectamente podría cerrarlo.

A pesar de ello, con las escuchas va entrando cada vez mejor. Junto a los ya conocidos adelantos 'The Devil in I', 'The Negative one', 'Sarcastrophe' y 'Custer', el resto de canciones mantienen el tono rabiosamente melancólico y cada una por separado se disfruta y mucho. Personalmente me quedo con 'Skeptic', con momentos que nos recuerdan a aquellos Slipknot de hace ya una década y con un trabajo genial de todos y cada uno de ellos.

La ausencia de Joey Jordison ha sido suplida por Jay Weinberg y, aunque no hace olvidar el toque tan personal del que fuera #1, su labor es magnífica y encaja perfectamente entre los enmascarados. De Corey Taylor poco hay que decir que no se sepa. Lo hace bien, muy bien. Y aunque su registro sea todavía más melódico del que nos tiene acostumbrado (¿alguien ha dicho Stone Sour?), es único transmitiendo esa mezcla de rabia, odio y tristeza. Quizás, sólo quizás, falte algo de contundencia en las guitarras de Jim Root y Mick Thomson. No se si será por la producción, pero en ocasiones se echa de menos algo más de protagonismo de ambos; aquí cada uno tendrá su opinión. Mención especial al tremendo trabajo tanto de Craig Jones con los samples como del DJ Sid Wilson.

Aún así, y aunque siga la línea de “All Hope Is Gone”, mejora su anterior disco y los amantes de Slipknot tienen un nuevo motivo para exprimir a la banda. Y para aquellos a los que no haya convencido este nuevo capítulo, siempre tendrán el consuelo de que sea la excusa perfecta para que vuelvan a pasar por estos lares.

Texto: Julio Ayllón

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.