[Actualidad] Monte del Oso - "Existen Moscas Que Se Relajan Durante el Vuelo" (2016)

monte del oso critica reseña discoMonte del Oso se forma en 2014 en Pamplona. Estamos en septiembre de 2016 y ya tenemos dos discos que disfrutar de este power trío enérgico, hipervitaminado y realmente adictivo. Mi primer acercamiento a ellos fue en directo, a su paso por Madrid compartiendo cartel con The Ships, y no pude sino caer rendido ante una propuesta que tanto me recordaba a grupos esenciales en mi educación musical. Desde el power pop de Teenage Fanclub o Nada Surf hasta el indie más guitarrero de bandas como Hüsker o Dinosaur Jr. Monte del Oso no solo recuerdan a todos ellos sino que además ocupan un vacío que nadie llenaba con tanta soltura en nuestro país en los últimos años (tal vez desde los añorados Half Foot Outside, cuyo batería, Edu Ugarte, es pieza clave aquí), mucho menos apostando por el castellano en unas letras repletas de acidez y vivencias personales que funcionan a la perfección dentro de su sonido.

Tras debutar el año pasado con “Esto Tiene que Doler”, el pasado mes de abril publicaban “Existen Moscas que Se Relajan Durante el Vuelo”, un segundo LP continuista, tal vez algo menos contundente pero con unas melodías mucho más certeras, como comprobamos nada más darle al play y estamparnos contra ‘Lo Nuestro es Otra Cosa’. Tremendo hit a base de acelerones guitarreros y la galopante batería de Ugarte como punta de lanza y listón en todo lo alto para continuar con ‘Puede Que Me Pase a Verte’. Con un brillante juego vocal en la manera de soltar las frases de Ion Minde sobre ese jovial ritmo dan lugar al tema más luminoso y pop de la colección. Con ellas forman un arranque de disco de lo más directo y consiguen mantener el ritmo después con canciones como ‘La Nueva Dimensión’, en la que se enfundan la camiseta de Sugar, ‘Esta Vez Sí Que Me Entiendes’, en cuyo punteo rinden homenaje a J. Mascis, ‘Qué Será de Mí’ y ‘Quiero Hacértelo a Ti’, con las que muestran su lado más punk, o una ‘Viva El Espíritu Deportivo’ en la que clavan de nuevo melodía perfecta con un himno al perdedor que solo nos queda aplaudir. Y cuando el disco llega a su parte final y podría acercarse peligrosamente a la monotonía despachan el tema que le da título para incrustar en nuestro cerebro tan certera frase y despedirnos con la victoria en el bolsillo.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.