[Actualidad] Frank Carter & The Rattlesnakes - "Modern Ruin" (2017)

reseña moder ruin frank carter rattlesnakesEn 2015 Frank Carter, el que fuera vocalista de Gallows y posteriormente formara Pure Love, se embarcaba en un nuevo proyecto acompañado de The Rattlesnakes con el que volvía a sus raíces punk y hardcore a través de una obra monumental como fue “Blossom”. Desbordando personalidad, el británico exorcizaba fantasmas a base de rabia y brutalidad instrumental. Dos años después, 2017 comienza con el segundo trabajo discográfico de esta ya no tan nueva formación, un “Modern Ruin” en el que Carter vuelve a dejar atrás el inmovilismo para ofrecer otra obra personal y de etiqueta.

Algo intuimos a mitad del pasado año, cuando el grupo lanzaba un nuevo tema por sorpresa. ‘Snake Eyes’ viraba el sonido del grupo hacia una vertiente más melódica y lo que podría haberse quedado en mera anécdota ha terminado por afianzarse en el resto de nuevas canciones. Y es que ‘Snake Eyes’ finalmente ha formado parte del disco y no desentona en el mismo.

Con dulzura melódica a base de guitarra y voz ‘Bluebelle’ abre a modo de intro enlazándose con ‘Lullaby’, seguramente la canción más amable de la carrera de Carter, desde sus melodías hasta una letra de amor hacía su hija, la persona que junto a su mujer acapara el mayor protagonismo lírico del trabajo y seguramente más haya influenciado el nuevo sonido del grupo. Mientras que en “Blossom” la descarga de furia era constante en “Modern Ruin” ésta se encuentra contenida para desatarse en momentos puntuales. ‘Acid Veins’ es de una lentitud dolorosa, ‘Jackals’ parece un tren a punto de descarrilar durante el hipervitaminado minuto que dura y ya en la recta final del disco nos encontramos con una brutalidad como es ‘Modern Ruin’, el tema con más pegada de los doce que forman el disco.

Antes, temas como ‘Vampires’ dejan claro, por si alguien lo dudaba, que Carter controla a la perfección el misterio de la melodía y aquí nos regala el mejor estribillo de su carrera, Pure Love mediante. Muchas son las veces que su pasado más reciente en forma de grupo nos viene a la mente a lo largo del disco pero si con ellos las melodía se sostenía sobre una base puramente rockera aquí sigue siendo el punk, el hardcore e incluso el metal el fondo sobre el que Carter arroja las formas. ‘Wild Flowers’ es una delicia punk’n’roll de ritmo imparable, en ‘God Is My Friend’ se fustiga sobre una base rítmica aplastante y en la final ‘Neon Rust’ vuelve a dirigirse a su hija con dulzura para terminar explotando con esos hirientes “you don’t belong in a wasteland”.

Esclavo de las circunstancias que rodean su vida Frank Carter es tan imprevisible como la propia existencia pero mientras siga creando discos como éste tanto el dolor como la felicidad parecen estar de su lado.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.