Nothing - "The Great Dismal" (2020)

great-dismal-discos-nothingOscuros como nunca antes y sumiendo aún más su sonido en las profundidades de la reverb, Nothing vuelven a la carga con este "The Great Dismal". Otro disco aplastante en el que se borran las fronteras estilísticas, manteniendo su predilección por el shoegaze y el hardcore pero acercándose ahora también al espíritu del emo.

En sintonía con su lado más ambiental, voces y guitarras se vuelven vaporosas sin perder nunca la pegada. Ahí están la inicial 'A Fabricated Life' y las encadenadas 'In Blueberry Memories' y 'Blue Mecca'. Igualmente evanescentes suenan en la maravillosa 'April Ha Ha', donde, aquí sí, aumentan varios pasos la contundencia del shoegaze al más puro estilo Ride. La tormenta perfecta.

La banda capitaneada por el convulso Domenic Palermo reduce las letras en esta colección. En ocasiones bastan unas pocas palabras sueltas para conseguir evocar en medio de las atmósferas melódicas que proponen. Ejemplo perfecto es 'Bernie Sanders', sombría y con tintes psicodélicos, acumulando energía como si se tratase de los mismísimos The Brian Jonestown Massacre. En otras, se impone la vía más directa a golpe de latigazos post-hardcore. Así de demoledoras suenan 'Just a Story', donde las reverberaciones soterran la voz de Palermo, o la implacable base rítmica de 'Ask the Rust'. Mención aparte para 'Say Less', en la que cuñas radiofónicas lo-fi, baterías metálicas y guitarras distorsionadas se mezclan en este cañonazo que apela por momentos a los mejores Linkin Park.

Y por último, ese ramalazo emo que en este álbum brilla con una personalidad arrolladora. Siempre con matices, desde la melodía más amable de la grandísima 'Catch a Fade' hasta la brutalidad de 'Famine Asylum'. Las guitarras de estos Nothing se adentran en el universo de los malditos y extintos Brand New y su forma abrasiva de abordar el emo. Aún no habían explorado tanto y tan bien en esta dirección y lo que han encontrado aquí es un auténtico diamante. "The Great Dismal" lo tiene absolutamente todo.

Sobre el Autor

Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.