Now Reading
Monteperdido – «Daño Físico» (2023)
Dark Light

Monteperdido – «Daño Físico» (2023)

Foto del avatar
daño fisico nuevo disco monteperdido critica

Encaro esta reseña del nuevo disco de Monteperdido con la tentación de empezar diciendo que el rock de guitarras ha vuelto. Ese mantra que se viene repitiendo en los últimos meses, o tal vez años, realmente no es del todo cierto porque, ¿es que alguna vez se fue? Yo diría que no, y si crees que sí es que nos hemos movido por ambientes musicales muy diferentes. En cualquier caso, lo que es una realidad es que, en este preciso instante, goza de una salud de auténtico hierro con bandas como Cala Vento, Yawners, Carolina Durante, La Paloma o, claro está, Monteperdido. 

Tras un primer EP, publicado a finales de 2020, la banda se estrena ahora en formato largo con este “Daño Físico”, en el que aprietan sus elementos para darnos todo un recital de distorsión y agilidad melódica heredera de grandes bandas noventeras y nombres como los de Bob Mould o Superchunk. Lo hacen de la mano de Borja Pérez, con quien han grabado estas nueve canciones en Cal Pau, ese “nuevo” templo del punk rock, consiguiendo un sonido que acompaña a la perfección unas letras que pone de manifiesto la frustración por la búsqueda del éxito, la agonía existencial que nos invade en un mundo con poco futuro y lo siempre complicado de las relaciones personales. 

En algo menos de media hora estrujan guitarras en temas como ‘Todo Mi Amor’, una oda a la distorsión sobre la que bailan las melodías de Bego, que acaba gritando desquiciada esas dos frases que te golpean la cabeza: “Todo el día en este salón me va a matar. Todo el mundo en este salón se va a drogar”. Nos invitan a un día de furia con los aplastantes bajos de ‘Pasión’. Muestran su cara más pop y amable en ‘Nunca Nunca’ o una ‘Marca 52’ en la que contrarrestan el sonido con una letra que es pura tensión y acidez (“es la ola de calor más fría que vas a vivir”). Abrazan el power pop en ‘Daño Físico’ y la dolorosa ‘Año 2K’. Alcanzan la perfección melódica en el estribillo y los “nananas” de ‘No Estoy Bien’ y en una ‘Vas a Petar’ redonda, desde las frases vocales hasta ese riff juguetón tan The Cure que la convierte, sin duda, en una canción genial. Y cierran el disco con el acelerón punk rockero de ‘RIP’, con otro estribillo para el recuerdo y un último mensaje positivo desbordante de ironía («Hoy va a ser un día de puta madre. Hoy planto cara al futuro, hoy me ducho seguro«). 

Scroll To Top