Now Reading
Los Sara Fontan – «Queda Pendiente» (2023)
Dark Light

Los Sara Fontan – «Queda Pendiente» (2023)

Foto del avatar
critica disco los sara fontan queda pendiente

¿Más largo?” “No sé, como más divertido”. Con esas palabras extraídas de una conversación entre Sara Fontan y Edi Pou se abre “Queda Pendiente”, el primer larga duración de esta marcianada sonora instrumental sostenida por un violín, una batería y una buena retahíla de pedales, teclados y efectos. Militantes de la libertad sonora en cada uno de sus proyectos (A Pou lo conocemos por ser la mitad de Za! y ambos ya compartieron banda en los más “convencionales” Big Ok), Los Sara Fontan nacieron para llevar dicha libertad a los escenarios en 2019. Así lo han hecho desde entonces, rehusando entrar a un estudio de grabación para registrar un sonido que, tal vez, se les antojaba demasiado improvisado e irrepetible. Pero finalmente, imprevisibles también en esto, cuando ya no lo esperábamos, han decidido plasmarlo en un álbum. 

Volviendo a esa conversación inicial, no cuesta imaginar a Pou y Fontan manteniendo estos diálogos y dando forma a canciones minutos antes de pulsar Rec. El resultado son una serie de canciones que no son largas. O tal vez sí, si entendemos todas ellas como pasajes de una misma. Lo que sí son es divertidas. Hay mucha excitación ante cada nuevo giro y recoveco explorado en un sonido que navega entre psicodelia, rock matemático, ritmos tribales, clasicismo, electrónica, ambientes de bandas sonoras e hipnosis colectiva. De principio a fin Los Sara te agarran de la mano y te sumergen en un viaje en el que es imposible aburrirse. “Vente con nosotros, que lo vas a flipar”, parecen decirte.

A partir de ahí, cada uno es libre de disfrutar más de los amables y épicos ambientes de ‘JJ.OO’, de romperse el cuello con los latigazos subgraves de ‘Wall-e’, de abrazar la luz de ‘ío’ o de volverse loco con el delirio resacoso de ‘Magaluf’. O de hacer todo ello a la vez. Porque Los Sara Fontan son un poco eso. Parafraseando el título de aquella oscarizada película en la que no podías ni pestañear, son “todo a la vez en todas partes”.

Scroll To Top