[Archivo] Biffy Clyro - "Blackened Sky" (2002)

critica disco biffy clyro blackened skyA día de hoy Biffy Clyro son un grupo grande en España y enorme en el resto de Europa. Sus últimas visitas a Madrid y Barcelona se han saldado con sold out en salas de gran aforo como La Riviera y Razzmatazz y su paso por el Bilbao BBK Live de 2013 fue también todo un triunfo, seguramente incluso un punto de inflexión en lo que a sus conciertos en nuestro país se refiere. Pero el éxito de este trio formado en Kilmarnock, una población del oeste de Escocia, no fue tal hasta la publicación en 2009 de "Only Revolutions", precedida por el también exitoso, aunque más discreto dentro de nuestras fronteras, "Puzzle", de 2007. Previo a estos, el grupo formado por Simon Neil (guitarra y voz) y los hermanos Ben y James Johnston (batería y bajo respectivamente) editó tres discos y al primero de ellos dedicamos el resto del artículo.

Publicado en 2002, "Blackened Sky" supuso el debut en largo de los escoceses. Producido por Chris Sheldon (que había trabajado con bandas como Feeder o Foo Fighters) y el propio grupo, estas primeras grabaciones distan bastante del sonido sobreproducido y lleno de instrumentación de sus discos actuales. A principios de siglo Biffy Clyro ofrecían un sonido mucho más crudo y tenían fama de grabar sus trabajos completos en poco más de un día.

"Blackened Sky" parece influenciado esencialmente por dos corrientes: la de los inicios del grunge con bandas como Nirvana o Mudhoney, de las que heredan sus guitarras ruidosas y cierta "suciedad" en la producción, y la vertiente más emocional y elaborada de grupos como Sunny Day Real Estate. Lo interesante es que Biffy Clyro las unen de una manera de lo más personal, para no terminar sonando claramente ni a unos ni a otros.

Ya desde su primer disco, el grupo destacó por encajar cuatro elementos básicos: voz, guitarra, bajo y batería, y jugar con ellos mostrando combinaciones tan sencillas como efectivas, y al comienzo de 'Hero Management' o la parte central de 'Stress On The Sky' me remito. Una batería simple, un bajo independiente y los constantes serpenteos de la guitarra de Simon que siempre acaban desembocando en un climax de distorsión. Y ese es otro de los fuertes de este disco y, en general, de la carrera del grupo: la manera de controlar la intensidad de las canciones. Temas como la inicial 'Joy.Discovery.Invention' o 'Convex, Concave' son una montaña rusa de emociones que tienen su culmen en 'Kill The Old, Torture Their Young'. Seis minutos de subidas y bajadas en las que incluso la voz pasa del falsete al grito desgarrado. Una voz, la de Simon Neil, que cuenta con el apoyo casi constante de los coros de los hermanos Johnston e incluso, en ocasiones, otorga todo el protagonismo a Ben, que desde detrás de sus baquetas canta estribillos tan importantes como los de 'Justboy' y '57', seguramente los temás más recordados del disco en los directos actuales de la banda.

Rodeado por un halo de cierto pesimismo y oscuridad, las letras del álbum se centran basicamente en el desamor y en lo ácido de ciertas relaciones. Seguramente "heart" y "broke" (en todos sus tiempos verbales) sean las dos palabras que más se repiten a lo largo del disco y frases como "I'm sorry for this now but I have to hurt, I have to kill you" denotan ese espíritu insano del que siempre parecen nacer los mejores discos.

Tras "Blackened Sky" llegarían, en los dos años posteriores, "The Vertigo of Bliss" e "Infinity Land". Dos trabajos con los que Biffy Clyro reforzaron todo lo ofrecido en su debut además de incorporar nuevos elementos que les llevarían a desembocar en "Puzzle" y su definitivo ascenso al estrellato. Pero eso ya es otra historia.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.