[Actualidad] The Districts – “A Flourish and a Spoil” (2015)

resena-flourish-spoilFormados en el seno de un instituto de un pequeño pueblo de Pennsylvania como una banda de amigos, The Districts editaban el año pasado un EP homónimo que les abriría las puertas de los escenarios de par en par. Tal vez uno de los debuts más redondos y enérgicos de los últimos años, un puñado de cinco canciones que crecía en rabia y en intensidad en sus directos, ganándose a base de sudor y mucha actitud tanto al público como a la crítica. Nosotros mismos pudimos comprobarlo en nuestras propias carnes en su visita relámpago a Madrid, un concierto en el que la abrasiva voz de Rob Grote nos dejó absolutamente maravillados.

Con un sonido mucho más denso que en su anterior EP, The Districts presentaban este año su primer larga duración, que si bien no llega al insuperable nivel de sus temas anteriores, supone la confirmación definitiva de que estamos ante un grupo que se hace mayor aprendiendo lecciones de vida por el camino y convirtiéndolas en canciones. El espíritu de este “A Flourish and a Spoil” queda perfectamente embalsamado desde su portada, The Districts son esa flor que madura y da un fruto que a su vez deja tras de sí algo de podredumbre y de melancolía. Temas que hablan con una sinceridad irascible del paso del tiempo y de esa etapa de cambios y drama que supone la adolescencia. Superando por los pelos la veintena, los miembros de The Districts desnudan sus miedos y sus flaquezas en un disco que suena crudo y real como pocos.

Arrancando con un tema potente con capacidad de sobra para convertirse en uno de los mejores de la banda, '4th & Roebling' establece las bases de lo que vendrá a continuación: letras descarnadas y melodías que van creciendo en intensidad a medida que avanzan los minutos. Premisas que sigue a la perfección 'Peaches', donde Grote canta a la desilusión alzando su voz iracunda por encima de una gran muralla de distorsión sonora que acaba convirtiéndose en un ejercicio de ruidismo atronador. Momento tras el cual nos vuelven a avasallar con otra puñalada en el pecho como es 'Chlorine', que aunque baja la potencia del sonido sigue haciéndonos sangrar con esa sensación de amargura que producen los vestigios de la adolescencia.

La bajada de ritmo la aprovechan a la perfección temas como 'Hound', en cuyos registros vocales se puede percibir el poso de los primeros Strokes, o 'Sing the Song', tal vez el único tema que sobra en el disco y que se queda a años luz del resto. Un bajón que no obstante sirve para encadenar de una forma suave y natural esa joya que es 'Suburban Smell', primera aparición de Rob Grote en solitario y en acústico, haciendo gala de su luminosa voz, capaz de volverse potente y tenebrosa en cuestión de segundos para crear uno de los momentos más íntimos y críticos de todo el disco.

Entrando en el tramo final vuelve la potencia y la distorsión con 'Bold', otra buena dosis de melancolía sobre el ritmo constante y machacante de la batería. Una tormenta sonora que acaba por romper con toda su rabia sobre 'Heavy Begs'. Un diluvio que parece que ha terminado con la llegada de 'Young Blood', donde nos dejan ver las consecuencias de la catástrofe asestándonos el golpe definitivo. Heridos de muerte sentimos un tema al que dejan sangrar durante más de 9 minutos. Con todo hecho y casi a modo de epitafio queda tiempo para '6 AM', otro tema en un acústico lo-fi en el que la profética voz de Grote vuelve a incidir en sus temores por si no había quedado suficientemente claro: "I am scared and that's the best that I can say". Un cierre demoledor para un disco tan duro y real como la vida misma y que unido a las sensaciones de su directo nos hace soñar con un grupo, que guste o no su música, suda una honestidad brutal en cada una de sus canciones.

Sobre el Autor

Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.