[Actualidad] Natalie Prass - "Natalie Prass" (2015)

natalie prass critica discoRecapitulando las ediciones de este 2015 que se nos empieza a agotar caemos en la cuenta de que se nos ha pasado reseñar este pequeño gran disco, relatado por esta pequeña gran voz que ya se ha ganado el cielo para muchos de nosotros. "Natalie Prass" es el homónimo debut de la cantante y vio la luz a principios de año pero tardó en gestarse más de tres. Prass compuso y grabó estas nueve pistas en 2012 junto a los productores Trey Pollard y Matthew White para el sello colectivo de ambos, Spacebomb Records, pero la modesta agenda del entonces pequeño catalogo obligó varias veces a posponer su lanzamiento. Dicen que la artista norteamericana no ha perdido el tiempo y desde entonces hasta ahora ha grabado otros dos álbumes aún pendientes de edición. Y desde luego damos gracias por ello, ya que nos encontramos ante todo un diamante de la música atemporal que entrega un debut casi impropio de una primera experiencia y donde interpreta con emocionante sencillez un cancionero basado en la decepción como eje central. Sí, estamos ante un disco de corazón roto.

Quizá el más claro ejemplo de todo esto sea ‘My Baby Don’t Understand Me’, la pieza que abre el disco. En ella Natalie comienza a interpretar afectada pero con dulzura hasta llegar al estribillo, donde en un agudo y pequeño susurro canta "nuestro amor es como un largo adiós, esperando el tren para llorar". Lo hace apoyada en un muro de sonido marca de la casa que sonorizan un total de trece músicos y que le sirve a nuestra heroína para crecerse en una contundente fragilidad, a punto de romperse cuando escupe con rabia "¿dónde ir, cuando en tu único hogar hay un extraño?”.

La artista oriunda de Nashville sabe emocionar y mucho sin necesidad de poseer, afortunadamente, el trilladísimo recurso del desgarro soulero. Suena dulce y quebradiza, con una honestidad brutal a la hora de interpretar unos textos directos y más que creíbles que exponen con precisión la puñetera contradicción de quien, aún enamorado hasta la medula, reconoce la decepción y contempla el largo proceso de derrumbe. También muestra toda la luminosidad de quien se quita la venda de los ojos en temas como ‘Bird Of Prey’ y ‘Your fool’ ("cada cuento, cada mentira no te librarán de oírme decir adiós"). ‘Christy’ tiene cierto aire cinematográfico, relatando la historia a ritmo de baile de salón y es que, en líneas generales, tanto la parte vocal como los bellísimos arreglos contienen algo de musical clásico. En la montaña más alta del disco nos encontramos con ‘Violenty’, una de las más sólidas y viscerales del conjunto y donde Prass canta con desesperación "me romperé las piernas, porque quieren ir hacia ti. Me romperé los brazos, porque quieren abrazarte. Quiero conocerte violentamente, estoy harta de hablar cortésmente".

Una obra esencial que se encuentra entre lo mejor que se haya editado este año. Un trabajo que toma un amargo pedazo de vida de la autora y lo convierte en una joya emotiva a la que enfrentarse con cicatrices en el alma. Libre de artificios (ella no necesita jugar a ser mala ni una anarcoburguesita garagera), llega al corazón y deja entrar en él la luz de su belleza. Si no de 10, de 9,5 mínimo.

Sobre el Autor

David Doinel

Tengo un podio en mi casa, soy el primero cuando quiero.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.