[Actualidad] Maronda - "Vibraciones" (2015)

maronda vibracionesSi hay algo indiscutible, al menos en mi opinión, es que en los años 60 los grupos de rock en este país crearon las mejores melodías y armonías cantadas en castellano de la historia. Capítulo aparte serían las letras, un tanto o bastante ingenuas en la mayoría, o las sobrecargadas producciones a base de arreglos que se realizaban en ese momento. Otra cuestión a tener en cuenta es que las bandas, por aquel entonces con muy pocos recursos técnicos, tenían un dominio de los instrumentos impecable y lo alcanzaban a fuerza de ensayo e intuición.

El revival de aquella época es hoy una forma de vida para muchos grupos que, embutidos en esa estética y siempre mirando hacia atrás, han calcado y siguen emulando ese sonido vintage con letras funcionales y un alma que, al no ser la suya, carece de transmisión. Agrupados en un sinfín de etiquetas y arrogantes al creer poseer la verdad absoluta a base de ningunear toda propuesta que no encaje con su impostada autenticidad, muy pocos han sabido quedarse con lo mejor de lo que fue y proyectarlo con la mirada de ahora. Maronda sí es un proyecto que, recuperando lo mejor de aquello no deja de mirar hacia delante, consiguiendo así llevar a cabo la misión de revitalizar el pop español.

“Vibraciones” es su tercer álbum, denominado así a modo de homenaje a la revista de los años 70 del mismo nombre que Pablo Maronda seguía de adolescente. La primera impresión con respecto a sus anteriores referencias es que han desarrollado un sonido mucho más sólido, más de banda, dejando a un lado la parte acústica y arreglada de "La Orfebrería De Los Místicos", su predecesor.

‘Brindar Con Detergente’ abre el disco de forma dinámica a base de contundencia y un pop poderoso que da paso a ‘Quemado Cromo’, un single inmediato y acertado que te arrebata desde la primera escucha con Marina de Klaus y Kinski dando la réplica en el estribillo. Ya lo hizo anteriormente en la irresistiblemente genial ‘La Recriminación’, y es este caso se desmarca con un texto que camina hacia el desastre mientras, a modo de consuelo, la voz femenina sentencia que "estar sin mí te sienta bien y te hace parecer más joven".

‘Nefertiti’ continua en la misma senda del reproche vía power pop y tras la intensidad eléctrica de las tres primeras canciones llega la calma soleada y culpable de ‘Pastoral De Tierras Baldías’ y ‘La Fe Inmortal’. Sorprende como han retratado la incomodidad de la situación actual en ‘No Va A Quedar Nadie En Madrid’. Reivindicativa y directa en sus versos ("has puesto tus principios por encima de otro modo de vivir") cierra un disco que se nos hace corto y nos obliga a volver a sus anteriores referencias para revisarlas o redescubrirlas.

Sobre el Autor

David Doinel

Tengo un podio en mi casa, soy el primero cuando quiero.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.