[Actualidad] Jeff Tweedy – “Together at Last” (2017)

jeff-tweedy-criticas-resenas-discos Dentro de ese cajón de sastre que algunos gurús de la música se empeñaron en etiquetar bajo la terrorífica denominación de alt-country, Jeff Tweedy se ha convertido en el mayor exponente de la música americana de las últimas dos décadas. Respetado a partes iguales por el circuito más cerrado de la música folk y las corrientes más vanguardistas y experimentales, en la actualidad tan solo la sensibilidad compositiva del inmenso Kevin Morby puede equipararse al talento de Tweedy.

Con nada que demostrar y con ganas de devolver a su esencia inicial algunas de las mejores canciones de su discografía al frente de sus diferentes grupos, especialmente de los imprescindibles Wilco, el músico norteamericano edita ahora "Together at Last", primer volumen de una serie de versiones de sí mismo en las que afronta sus propias composiciones con la única compañía de su guitarra. Un repertorio en el que comienza revisando la majestuosa 'Vía Chicago', la cual parte por la mitad a golpe de armónica disfrazándose del mejor y más íntimo Bob Dylan. Una letra absolutamente incontestable que exacerba aún más si cabe en este formato su poder melancólico capaz de desgarrarnos el alma. Una línea que continúan otras piezas maestras como 'Ashes of American Flags' o 'In a Future Age', donde a pesar de pecar de un cierto inmovilismo creativo respecto a la canción original, la ensoñación gana la partida y Tweedy termina por hacer una de las pocas concesiones a los arreglos de todo el disco. Demasiado parecidas a las originales suenan también 'Muzzle of Bees' y 'Sky Blue Sky', que sin resultar tediosas en absoluto, sí que se echa en falta en ellas un lavado de cara más sustancioso.

Repasando también su legado como líder de Loose Fur y el supergrupo creado con miembros de Soul Asylum y The Jayhawks: Golden Smog, Tweedy se marca otros dos puntos con 'Laminated Cat' y 'Lost Love'. Más nostalgia para la hoguera en la que arden y crepitan las ramas del mejor folk americano. Sonidos y matices que encuentran su punto de ebullición en los delicados silbidos de 'Hummingbird', que nos llevan de golpe al country puro de denominación de origen. Un idioma al que traduce también la muralla sónica de arreglos que levantó con Wilco en 'I'm Trying to Break Your Heart'. Un universo cósmico que en esta reinterpretación suena más localista que nunca para volver a las raíces. Y precisamente continuando con esta idea de hacer de lo simple la cosa más bella, Tweedy aplaca toda la intensidad power-pop que irradiaba en su día 'I'm Always In Love', pieza clave para entender cómo "Summerteeth" se convirtió en el disco que lanzó definitivamente a Wilco a lo más alto del panorama musical. Un espíritu pop que también arrebata de 'Dawned on Me' para dar rienda suelta a una cadencia folk suave y enérgica sobre la que de nuevo vuelve a silbar para regalarnos uno de los momentos más brillantes de este disco, en el que, sin inventar nada nuevo, se rencuentra con sus orígenes musicales, demostrando una vez más sus infinitas capacidades para desenvolverse en solitario más allá del amparo del imperio que él mismo levantó de la mano de Wilco.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.