[Actualidad] Charles Bradley – “Changes” (2016)

charles-bradley-changes-reviewSería absolutamente imposible comprender la música de Charles Bradley sin echar un vistazo a la historia de su vida. Aquel chico negro que con apenas 14 años se enamoró del soul viendo a James Brown en su mítico concierto en el Teatro Apolo de Harlem allá por 1962. Abandonado por su propia madre, vivió en el metro de Nueva York hasta que más tarde reclamaron de nuevo su custodia para recibir subvenciones. Una relación materno-filial en la que Charles Bradley no solo perdonó sino que cuidó de ella con devoción hasta su muerte, pagando incluso su mantenimiento a costa de malvivir él. Conocedor de lo que es pasar noches al raso vagabundeando, Bradley fue cocinero e imitador de su gran ídolo James Brown por más de 40 años.

Ejemplo de eterno superviviente apaleado, Bradley nunca dejó de perseguir su sueño de grabar un disco, algo que le llevó con 62 primaveras y miles de decepciones a sus espaldas a tener el coraje de llamar a las puertas del destartalado sello Dapton Records, ese oasis en mitad de un barrio latino de Brooklyn que vio nacer a Amy Winehouse y que puede presumir de haber rescatado del desierto a figuras como Sharon Jones o Lee Fields. Sin ni siquiera saber leer ni escribir, Charles Bradley cumplía su sueño en 2011, y grababa así su debut "No Time for Dreaming", un trabajo brillante que le abriría paso como uno de los grandes talentos actuales del soul. Un premio a la perseveranza de los desdichados, un haz de luz que cayó sobre él y sobre todos los que hoy tenemos la fortuna de poder escucharle.

En pleno 2016 y con 67 años, Charles Bradley vuelve a superarse a sí mismo fabricando un disco que mejora el ya de por sí notable nivel de sus dos trabajos anteriores. "Changes" supone uno de los mejores álbumes de soul editados en la última década. En sus entrañas de nuevo nos chocamos de bruces con unas letras que nos hablan de la crudeza del mundo, del desconsuelo y del amor, siempre visto desde la esperanza de quien ha naufragado mil y una veces pero resiste a flote. Esta vez con un Charles Bradley que nos habla desde la cima del mundo, con su profética voz y la sabiduría que le otorgan sus maltrechas vivencias.

Acompañado siempre de la maravillosa Menahan Street Band, quienes clavan hasta la última nota, las canciones de este álbum suenan como auténticos clásicos, a ese soul antiguo que tan bien manejaron los grandes maestros del género. Un engranaje perfecto en el que no sobra absolutamente nada. No hay adornos gratuitos, ni por parte de la banda ni por parte de Bradley, que desgarra su voz sin contemplaciones, cantando desde la más profunda sinceridad cada una de las frases que salen de su poderosa garganta.

Arrancando con una significativa canción titulada 'God Bless America', a la que sigue 'Good to Be Back Home', Charles Bradley se declara hijo heredero de esa dura realidad que es el sueño americano, donde se puede ser un perdedor de por vida o triunfar en el momento más inesperado. Como no podía ser de otra forma, no faltan las baladas entre las que destacan 'Nobody but You' o una versión de 'Changes' de los Black Sabbath, la cual Bradley adapta totalmente para conseguir otro de esos temas con la potencia de un clásico. Como todo buen disco de soul que se precie, este "Changes" tampoco falta a su cita con el groove en cortes como 'Ain't Gonna Give It Up' o 'You Think I Dont Know (But I Know)', así como tampoco se desprende del funky en 'Ain't It a Sin', el rompepistas del disco. Todo ello para cerrar el círculo como mejor sabe hacer el bueno de Bradley, con 'Slow Love', promoviendo el amor a fuego lento.

Visceral y sincero, Charles Bradley y su "Changes" devuelven al soul lo que es suyo. Ese poder de aplastarnos el corazón a la vez que encontramos alivio en ello.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.