[Actualidad] Biznaga – “Sentido del Espectáculo” (2017)

resenas-discos-biznaga-sentido-espectaculo Herederos de la punzante y alargada tradición del punk nacional, Biznaga conseguían desde su primer disco el pasaporte para expandir su música más allá de las limitadas fronteras de un género que salvo por contadas excepciones, no ha sabido, no ha querido, o no se le ha dejado por diversos intereses salir de sus circuitos habituales. Sea como sea y continuando con la atractiva oscuridad de su álbum debut, Biznaga logran con "Sentido del Espectáculo" hacer de lo callejero algo casi museístico a base de unas letras que, sin perder un ápice de rabia ni dulcificar su mensaje, se retuercen dando forma a su particular tenebrismo poético. Un rasgo de raza con el que los madrileños se ganaban la opción de grabar este segundo trabajo discográfico con Slovenly Records, abriendo así brecha en otros mercados y logrando con ello la oportunidad de girar por Estados Unidos y América Latina.

Al fin y al cabo las historias y los paisajes putrefactos que describen las canciones de Biznaga son tristemente algo universal. Bizarros retratos de una sociedad mugrienta y deshumanizada, que bajo la apariencia de una realidad perfecta ofrece todo un abanico de ficciones a gusto del consumidor. La ausencia total de un razonamiento crítico ante los mecanismos de estos sistemas "sociales", encuentra una respuesta iracunda en las lapidarias frases de 'Mediocridad  Confort', sin duda una de la cuchilladas navajeras más certeras de todo el disco. Una herida que se abre aún más al segundo corte con 'Una Ciudad Cualquiera', donde los contundentes y a la vez melódicos ritmos de bajo y batería entintan de negro la metrópoli y sus grotescas criaturas nocturnas. Personajes tan marginales como los que deambulan por 'Mal de Aurora' o 'Jóvenes Ocultos', donde se pone de manifiesto la frustración de una generación a la deriva abocada al desastre. Un tema este último que crece en intensidad y que desde el horizonte más castizo renace a golpe de castañuelas para terminar haciendo sangre con una consigna devastadora. También juvenil, pero en esta ocasión más enérgico y musculado, nos topamos con 'Los Cachorros' y su final apoteósico con que el queda garantizado el pogo en sus directos.

Notables también otras piezas de colérica pegada punk como 'Nigredo', 'Una Nueva Época de Terror' o su espléndido 'Oficio de Tinieblas', donde arriesgan y se lanzan a conectar el lenguaje del punk con el del flamenco para dar lugar a otra lúgubre atmósfera llena de matices. En definitiva otro relato contaminado por ese estilo que combina lo barroco y lo sórdido, y que es capaz de hacer singular cualquier canción con la firma de Biznaga.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.