[Actualidad] Las Ligas Menores – “Fuego Artificial” (2018)

criticas-discos-ligas-menores-fuego-artificial Que las pasiones argentinas son fuertes es algo más que evidente. Basta con ver la agónica victoria de la Albiceleste ayer mismo en la fase de grupos del Mundial, poniendo en vilo a toda una nación con el corazón en un puño hasta la última pelota. Pero más allá del fútbol y su forma de entenderlo, más allá de los Diego, Leo, Cholo y así hasta una interminable lista de deidades, Argentina puede presumir también de Las Ligas Menores, que de menores tienen bien poco y les sobra con su quinteto titular María Zamtlejfer, Micaela García, Nina Carrara, Pablo Kemper y Anabella Cartolano en punta de ataque para salir campeonas y colocarse en lo más alto de una escena de música independiente a la que ya dedicamos en nuestras páginas un extenso reportaje. En él escribíamos con entusiasmo sobre el debut urgente y fresco de una de esas bandas que poseen una facilidad pasmosa para conectar al primer toque con emociones tan cotidianas como reales.

Cuatro largos años después, precisamente coincidiendo con la cadencia de otra nueva Copa del Mundo, y con un EP de tres canciones de por medio, Las Ligas Menores vuelven ahora con su segundo largo “Fuego Artificial”. Trabajo marcado mayoritariamente por unas letras que suenan más desalentadoras que nunca, cantando al fracaso del amor y a la imposibilidad de olvidar en temas como ‘Peces en el Mar’, ‘En Invierno’, la densa ‘A tres colores’ con su desgarrador estribillo; “no gano nunca nada, más que ganas de perder”, o los menos de dos minutos en los que despachan la apremiante ‘Mejor Así’. Una velocidad de la que se impregna paradójicamente ‘La Paciencia’, donde vuelven a hacer la jugada perfecta y nos marcan un golazo por toda la escuadra que nos deja totalmente entregados a una letra como esta. Frenética y dolorosa resulta también esa ‘Segunda Parte’ que tantas canciones ha inspirado, aunque sin duda el codazo en la boca del estómago nos lo pega Carlotano en ‘Ni una Canción’, repleta de frases que encierran tanta verdad como un tipo de dolor perfectamente reconocible. Todo ello al amparo de una melodía enérgica que choca frontalmente contra la languidez de esos días. Termina el álbum con arreglos de guitarras espaciales y con más aflicción en ese ‘Fin de Año’.

Pero antes de cantarle a la tristeza, también nos hacen enamorarnos con la jovialidad más imperiosa en la simplona pero tremendamente efectiva ‘Contando Lunas’. Única concesión del disco a ese romanticismo desbordado que remata en boca de gol para darnos algo de aliento y soñar con la remontada. Vitalidad que se mezcla con la fragilidad confesada detrás de ‘El Galpón’ y de ‘Los Días’, donde Kemper pondrá la voz protagonista por primera y última vez en el álbum. No obstante estos fuegos artificiales lo que celebran es la derrota, y entre sus destellos de amarga luz se cuelan dos sorpresas tan envolventes como ‘Luces y Carteles’ y sobretodo la magnética ‘Casas Desiertas’, donde acercan su pop a sonidos que rozan el shoegaze haciendo una gambeta imposible para terminar de maravillarnos. Tal vez no ganen la copa pero sea como sea el juego de Las Ligas Menores sigue prometiendo grandes momentos dosis de emoción en el futuro.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.