The War on Drugs @ Primavera Sound (Barcelona) 31-05-2018

the war on drugs primavera sound 2018 cronica

El Primavera Sound es un festival que ha visto crecer a The War on Drugs y era casi de ley que este año la banda liderada por Adam Granduciel ocupara uno de los puestos altos en su cartel. Con su último disco, “A Deeper Understanding”, destaparon definitivamente el tarro de las esencias, reuniendo décadas de historia musical en una obra que no deja de sonar actual. Granduciel creció con Neil Young, con Bruce Springsteen, con Dylan, con Dire Straits y con tantos otros en su interior y su existencia musical parece estar destinada a homenajear aquel sonido con respeto y personalidad.

Situados en uno de los escenarios principales y con el sol perdiéndose ya entre los edificios arrancaron su actuación con ‘In Chains’ dejando de lado cualquier tipo de efectismo barato. A pesar de contar con solo una hora de concierto por delante no recurrieron a singles de acelerón constante como ‘Holding On’ sino que fueron cocinando sus canciones a fuego lento, cuidando cada detalle casi tanto como lo hacen en sus discos. Granduciel tiene tan claro que es el líder de la banda como que está respaldado por unos músicos sobresalientes. Imparable esa batería tan sencilla como vital, esos teclados que se asoman tras mil recovecos, sus discretos vientos como colchón sonoro o esos imponentes arreglos de bajo, mucho más protagonistas sobre el escenario. Y por encima de todo ello las guitarras y su particular voz y manera de lanzar las frases, que convierte a The War on Drugs en un grupo único en su especie. 

Como esperábamos, su repertorio se centró en sus dos últimos discos, dejando atrás etapas pasadas mucho menos brillantes, y canciones como ‘Strangest Thing’ o ‘Nothing to Find’ nos elevaron al cielo mientras caía la noche. Tras ellas dedicaron su último tramo a “Lost in the Dream”, disco con el que empezaron a conquistarnos en su día y del que enlazaron ‘Red Eyes’ y una extendida ‘Under the Pressure’ con la que alcanzaron definitivamente la perfección antes de despedirse con una preciosa versión semi acústica de ‘Eyes to the Wind’. Sin la parafernalia propia de los grandes conciertos y huyendo de todo guiño posible al rock de estadio The War on Drugs dieron seguramente el que será el concierto del festival y, por qué no, del año. Sencillez, música y toneladas de clase.

Fotografía:Yosigo

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.