The Unfinished Sympathy @ Sala Copérnico (Madrid) 06-05-2016

the unfinished sympathy cronica concierto copernico madrid

Echando la vista atrás y rebuscando por la red me encuentro con que la última vez que vi en directo a The Unfinished Sympathy fue en el 2010. Seis años han pasado ya desde aquel concierto en la sala El Sol del que salí con la sensación de que el grupo se encontraba en el mejor momento de su carrera, con una formación compacta y que sonaba tan atronadora como nítida y con un trabajo como “Avida Dollars” bajo el brazo, con el que conquistar a nuevos fans y mantener satisfechos a los de toda la vida. Vamos, que en aquel momento pensé que The Unfinished Sympathy estaban preparados para comerse el mundo. Tal vez lo habrían conseguido de no ser porque un par de años después el frenético ritmo de la banda y la sensación de estar haciendo algo por obligación más que por disfrute personal les llevó a aparcar la carrera del grupo. Desde entonces Eric Fuentes siguió dando forma a su trayectoria en solitario, sin obligaciones, con pasos a veces similares a los de su banda madre y otras muy diferentes y con puntuales subidas a los escenarios. Y a pesar de que cuando charlamos con él a finales de 2014 el regreso de The Unfinished Sympathy no parecía estar en la mesa el año pasado nos sorprendieron anunciando que volvían a los escenarios, primero formando parte de las celebraciones del 25 aniversario de BCore, sello con el publicaron sus primeros trabajos, y después con una fecha en Madrid dentro de la programación del Dcode Festival. Aun así, nos debían una en la capital, donde sus canciones siempre han sido bien recibidas, y el pasado viernes saldábamos cuentas pendientes gracias a la programación del ciclo de conciertos Sound Isidro.

En una noche de lluvia infernal en la capital que me llevaba a comerme un buen atasco en la carretera y perderme a Being Berger se subían los Unfinished al escenario de la Copérnico con formación reciclada: El gran Víctor García volvía a sentarse tras la batería (prestada por unos Bullitt que disfrutaban del concierto en un lateral, por cierto), Joan Colomo hacía las veces de bajista además de incluir esos imprescindibles coros que fueron sello del grupo y su divertida presencia escénica, que le llevó en esta ocasión a versionar el ‘No Me Importa Nada’ de Luz Casal mientras el grupo afinaba, Oriol Casanovas, guitarrista de la primera etapa de la banda regresaba a las seis cuerdas y al frente de todo ello, cómo no, Eric Fuentes. Y solo hicieron falta un par de temas para recuperar aquella sensación de la que os hablaba respecto al concierto de hace seis años. Como si nunca se hubieran ido, el grupo volvía a sonar engrasado al 100%, diría que más contundente que nunca y ante un público con muchas ganas de corear de nuevo sus viejas canciones, las más y las menos. De todas las etapas de la banda fueron cayendo temas e igual de celebrados fueron ‘Homedrunk’ y ‘Give Up Dig Down’, hitazos absolutos de su “Avida Dollars”, ‘Spin in the Rye’ del negroide “We Push You Pull”, ‘This Living Kills’ y la frenética ‘Rock for Food’ del disco al que da nombre ésta última o los recuerdos a aquel “An Investment in Logistics” que nunca han dejado de lado y que en su día ya nos puso sobre la pista del grupo. Quienes les seguimos desde aquel lejano 2003 salimos emocionados y con el vello de punta de un concierto que guardaremos en el recuerdo como algo especial, el regreso a las salas de Madrid de uno de los mejores grupos que ha dado este país, siempre en constante crecimiento musical y con una personalidad por encima de estilos.

Y después de esto no se me pasa por la cabeza que no vuelvan al estudio o no mantengan esta reunión viva. Espero que a ellos tampoco.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.