Entrevista con Lagartija Nick: “El disco tiene una intención clara de compendio, de utilizar nuestros propios recursos para encarar el futuro”

entrevista Lagartija Nick 2018 nuevo disco crimen sabotaje creacion

“La sombra creativa de mi hermano Jesús envuelve todo el disco, en toda su amplitud, desde la música, las letras, la portada…” (Antonio Arias, Lagartija Nick)

2017 ha sido, entre otras cosas, el año del regreso de Lagartija Nick. Con Antonio Arias al frente y la formación original reunida han dado forma a “Crimen, Sabotaje y Creación”, un disco a la altura del mito que se coló en nuestra lista de trabajos imprescindibles del año. Para hablar sobre él contactamos con el propio Arias y aquí os dejamos el resultado de nuestra conversación con él.

Acerca de vuestro regreso definitivo se están diciendo cosas como que esto hubiera sido la continuación de “Su” después del aprendizaje de “Omega”. Sin embargo, en aquella época estabais tirando hacia un punk más oscuro o directamente hacia el delirio industrial de “Val del Omar”, donde en la grabación permanecía la formación inicial menos Eric. Pienso que este álbum hubiera sido imposible sin lo que hicisteis desde “Lo Imprevisto” a “Zona de Conflicto”, donde comenzó a cuidarse como nunca la melodía y los textos.

Totalmente de acuerdo, todo deja huella, hasta la influencia más inapreciable puede aparecer en cualquier momento cuando hablamos de música. En este caso nos referimos más bien a la recuperación de la formación original y la vuelta a unos textos más lorquianos. Obviamente “Crimen, Sabotaje y Creación” es un disco de 2017, no de 1997. Incluso personalmente nuestra relación es distinta y más tranquila.

En el álbum confluyen los Lagartija de la primera trilogía con el interiorizado cante psicodélico. Estáis con un pie en la tierra andaluza, otro en el vacío y la mirada en el espacio. También hay ecos de “Multiversos” y la emocionante intensidad de “Los Evangelistas”. Es como si esta obra explicara por si sola todas las anteriores.

Hay una vuelta a nuestro entorno como punto de mira de nuestras influencias. Se mantiene al mismo tiempo la tensión entre la tradición y la vanguardia, entre los sitios conocidos y los espacios por descubrir. El disco tiene una intención clara de compendio, de utilizar nuestros propios recursos para encarar el futuro.

El título (sacado de una canción previa de Lagartija) tendía a confundir al principio. Llegué a pensar que se tratara de un recopilatorio o algo así. Además, el primer adelanto fue ‘Agonía, Agonía’, una canción de Jesús Arias al que se le canta y reivindica. Precisamente creo que el hecho de elegir este nombre tiene que ver con la figura de Jesús, artista clave para entender el rock granadino desde los 80 hasta nuestros días. Músico, periodista, escritor y Lorquiano. Sin él no se entendería “Omega”.

La sombra creativa de mi hermano Jesús envuelve todo el disco, en toda su amplitud, desde la música, las letras, la portada… El título del disco hace una referencia clara a las circunstancias de su muerte. Mirar a mi hermano es recuperar nuestro patrimonio, es una apuesta por la creación desde el dolor de su pérdida. Fue fundamental no sólo en “Omega”, también en “Su” y “El Shock de Leia”, de ahí que siempre sea una fuente cercana de inspiración, y no es fácil distinguir al maestro cuando el destino te lo pone en tu propia casa.

Retomáis formación y regresaseis a una multi, que es un poco como recolocarlo todo tal como estaba en 1997. En su momento os complicaron mucho la vida por temerarios y suicidas, sin embargo ahora os dejan hacer este disco que, siendo sinceramente bellísimo, de comercial tiene poco. Ya los adelantos eran tan buenos como complicados. ¿Qué ha cambiado en ese sentido?

Desde el principio la compañía Virgin entendió que apostaban por una forma distinta de hacer discos. Ellos potencian lo que nos hace distintos y por eso se decidió que canciones como ‘La Leyenda de los Hermanos Quero’ o ‘Agonía, Agonía’ fueran singles, algo realmente sorprendente en estos tiempos. De algo nos ha tenido que servir nuestra apuesta siempre por proyectos arriesgados. Somos más comprensibles en nuestra incomprensión.

Es curioso como canciones tan diferentes estilísticamente como estas dos que mencionas estén hablando en el fondo de lo mismo. Me parece sin duda vuestro disco más político, el más explícito y posicionado.

Las letras tienen una raíz lorquiana, como ya hemos comentado. Hay siempre una intención de sacar a relucir esa Granada mágica, hermética y realmente inspiradora. Las historias y los personajes que nos rodean piden a gritos su recuerdo y lugar en este mundo. Hay una lucha política y otra lucha cultural, en el exterminio de la post guerra cabe todo eso. En la familia Quero algunos de ellos eran buenos cantaores, lo que resume esa terrible experiencia.

Hace poco hablabais sobre los movimientos vecinales como la mayor posición política posible y de que solo se cambia un país desde el barrio. Además, os atrevéis con unas sevillanas jornaleras en ‘Soy de otra Andalucía’. Resulta esperanzador que una banda “veterana” tenga un discurso tan combativo, tan acorde con estos tiempos.

Reivindicar esas luchas es compartirlas y hay motivos suficientes en el mundo de hoy como para levantar la voz o como para pedir una boca prestada. Las propuestas y los cambios sólo tienen un camino de abajo a arriba. Los políticos están demasiado atados y creo que necesitan de esas posturas para justificar los cambios. En el fondo lo están deseando. Démosle ese empujoncito saliendo a la calle y amplificando esos mensajes.

La apertura del disco con ‘Mapa de Canadá’ y el cierre épico de ‘Exilio/Adagio’ son en mi opinión los picos emotivos más altos del álbum. Las melodías, las guitarras, los textos y sobre todo la interpretación traspasan como nunca.

Ese aspecto emocional del disco del que hablas se ha ido aumentando durante el proceso de grabación. Es complicado controlar la emoción en una obra artística porque te puedes pasar, y a veces escribir en caliente no es la mejor solución. No ha sido este el caso, creo yo.

Escuchando “Crimen, Sabotaje y Creación” y teniendo en cuenta que os sigo desde “Inercia” creo que estamos ante el disco definitivo de Lagartija Nick. Es más, creo que sería perfecto también como álbum de presentación. Cualquiera que no conozca la banda puede empezar perfectamente por aquí.

Puede ser. Tiene es punto ambicioso de querer abarcarlo todo como si fuera nada, a la vista y sin trucos, y es bastante directo en su escucha. Tiende a ser sincero y honesto para que afloren todas nuestras influencias de una manera lo más natural posible y a recuperar la dignidad de los que se nombra.

Versiones aparte ¿todas las composiciones pertenecen a estos últimos años o habéis rescatado cosas? ¿Cuánto tiempo os ha llevado parir esta obra?

Todas son de los últimos dos años, creo yo, y tienen esa urgencia y ese eco del presente. Las letras también son bastante recientes, y es el disco en el que más versiones han tenido. El tema ‘El Teatro Bajo la Arena’ tuvo cuatro versiones distintas de letra, y así casi todas. Lo grabamos bastante rápido y lo mezclamos en unos cuantos meses. La producción artística es de Pablo Sánchez y nos dejó muy contentos, como siempre.

Cuando en 1999 le dedicabais una canción al astronauta español Pedro Duque éste dijo que era más difícil encontrar un disco de Lagartija en una tienda que llegar vivo a Marte. A día de hoy sigue siendo una tarea complicada y tanto física como digitalmente cuesta encontrar unas obras que deberían estar disponibles. Sé que casi todos tuvieron reediciones pero también tengo entendido que se hicieron por vuestra cuenta. ¿Hay alguna intención de volver a ponerlos en circulación?

Sony reeditará en breve los discos que hicimos con ellos, “Inercia”, “Su” y “Val del Omar”, y no estaría mal hacer un seguimiento de los otros discos que no están en circulación hoy día. Una especie de persecución de nosotros mismos.

¿Podéis desvelarnos algunos de los misterios que encierra la impactante portada?

Tiene esa intención fanzinera y periodística con un soberbio texto de Isabel Daza que resume todo el álbum mezclando estilos y referencias. Una increíble carta de presentación para el que se acerca al mismo. Representa la idea de desescombrar y sacar a flote ese teatro bajo la arena, de sacar a los ausentes de sus encierros.

Arrancasteis la gira antes incluso de la edición del disco. ¿Cómo está funcionando? Recientemente tocabais en Madrid, el mejor lugar para medir resultados.

Increíble. La gente respondió muy bien al nuevo repertorio, casi que hicimos todo el nuevo disco el otro día. Fue genial reencontrarnos con Fino Oyonarte, tocar con Daniel Lorca de Nada Surf fue muy divertido, hablar con Ana Curra y toda la demás gente fue también muy excitante.

En cuanto al repertorio, tenéis infinidad de temas y registros para añadir. ¿Habrá presencia para todas las épocas?

Esa es la idea, en cada concierto incorporamos temas de todas las épocas para que sea distinto en cada sitio. Al menos una canción de cada uno. Es una manera de abarcar el espectro de nuestra discografía. Grabaremos algunos conciertos para ver si podemos editar por fin un disco en directo.

Siendo como sois tan imprevisibles, cuesta imaginar cual será la siguiente puerta que abriréis. De que el proyecto tendrá continuidad no me cabe la menor duda, por donde puedan ir los tiros en próximas entregas es otro tema. ¿Se puede fantasear con una segunda trilogía que supere incluso la inicial?

Lo último que hemos hecho es un montaje de Luis Buñuel con poemas suyos y sobre proyecciones de sus películas. Fue un proyecto que nos propuso el festival de cine de Albacete llamado Abycine y creo que deberíamos editarlo. A veces esa cierta lejanía que da el encargo le quita presión a la obra y la hace más accesible.

Fotografía: Vhanemix

Sobre el Autor

David Doinel
David Doinel

Tengo un podio en mi casa, soy el primero cuando quiero.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.