Entrevista con Alberto & García: “Nuestra apuesta es por el lado bueno de la vida. Como los Monty Python”

alberto-garcia-buen-salvaje

“Nos fijamos en esa sabiduría popular del que está tocándote en la sobremesa y te toca un bolero y dices: joder tío me acabas de dejar de piedra y sin artificio” (Alberto García).

Cuatro años después de hablar con ellos por primera vez en estás páginas, Alberto & García vuelven con más fuerza que nunca con “El Buen Salvaje”, un disco con el que arrancan esta misma noche su gira en Oviedo, y que sirve de excusa perfecta para aprovechar su viaje exprés a Madrid, tomarnos unos cafés (que por lo visto ahora las cañas no se sirven hasta la 13:00) y comentar cómo ha ido la vida y sobretodo la música durante todo este tiempo.

Hace cuatro años os entrevistábamos con motivo de vuestro primer disco “Ley de Gravedad”, y desde entonces habéis ido a disco cada dos años. ¿Parece que se ha dado bien la cosa no?

Alberto: Sí, bueno es un ritmo relativamente habitual entre grupos: un disco cada dos años, y la verdad es que estamos muy contentos y nos sentimos afortunados de poder seguir haciendo discos bajo nuestro punto de vista, con cada vez más medios y más alcance. Después de todos esos años, estar haciendo otra entrevista con vosotros para otro disco nuevo pues es un motivo de alegría y esperamos que no pasen tantos años hasta la siguiente.

Siempre se dice en esto de la mitología de la música que el tercer disco de una banda es un poco el punto de inflexión. En vuestro caso desde luego hay un cambio importante hacia sonidos más latinos que creo que incorporáis bastante bien al sonido que ya teníais. ¿Cómo ha sido esto?

Víctor: En realidad yo creo que estos ritmos latinos de los que hablas siempre estuvieron presentes de alguna manera en nuestra música. Quizás ahora sí que, en parte por haber vuelto al estudio, porque el anterior disco venía de ese proceso documental en el que fue un poco más espontáneo todo, salta un poco más a la palestra este tipo de mezcla de cumbia y tal… Nosotros en nuestras casas siempre se escuchó mucha música latina, esto es algo que nos viene un poco de herencia.

Ellos dos son hermanos (Alberto y Manu), nuestras familias se conocen desde hace mucho tiempo y nosotros es que desde pequeños se escuchaba en casa Atahualpa o Los Chicharreros o cosas así y de alguna manera con el paso del tiempo acaba dejando huella en lo que uno hace. Uno hace un poco lo que escucha y yo creo que ese es el motivo. Y tampoco lo hacemos de la manera más ortodoxa, más bien es que no tenemos vergüenza, entonces de la misma manera que tocamos un banjo sin ser banjistas pues tampoco tenemos miedo de mezclarlo.

Tal vez el primer disco sí me pareció que tirabais más al folk, el segundo me pareció más rock y en este encuentro cosas que me recuerdan mucho por ejemplo a grupos como Los Espíritus, Quique González también… 

Alberto: Sí, hay un poco de esas dos cosas que dices tú.

Manu: Concretamente además, sí.

Volviendo un poco a la instrumentación, añadís muchos arreglos y he escuchado unos vientos que llegan a sonar muy soul. ¿Habéis ampliado equipo o destrezas?

Alberto: Aquí lo tienes al soplatripas.

Manu: A mi me propusieron entrar en la banda para este disco y hay arreglos que son más soul dependiendo del tema y otros son más latinos. Y en cuanto a la cantidad de arreglos, pues lo que hablábamos antes, que como es un disco de estudio pues también te da pie a meter más pistas, pensar más los arreglos y meter más, que al final en directo tienes que reducirlo de alguna manera. Por ejemplo las líneas de saxo casi siempre, menos en ‘Esto no es París’, van doblados y eso no lo puedo hacer en directo y en estudio sí.

Esa era otra de las preguntas que tenía, que era cómo pensáis llevar esto al directo, porque habéis grabado con mucha más instrumentación que en los anteriores discos. ¿Vais a incorporar algo de esto a las canciones anteriores o cómo lo planteáis?

Alberto: Nosotros lo siguiente que hicimos al tener acabado el disco fue meternos al local del ensayo y preparar los conciertos. No es que quieras imitar ni reproducir exactamente el disco. El disco es una cosa y el directo otra, pero sí que hay que ser relativamente fiel a lo que hay. Sobretodo por ganas propias de tocar y por la gente que va a escucharlo, que si les cambias la película completamente pues es una putada. Yo cuando voy a un concierto y me hacen una versión radicalmente opuesta al tema que yo quería escuchar pues da un poco de rabia. Entonces durante todos estos meses el trabajo que estuvimos haciendo era lo que comentaba un poco antes Manu; aquí hay tres saxos o dos guitarras, pues vamos a elegir esta o vamos a hacer una línea que combine estas dos porque son las importantes al oído. Oye aquí está haciendo esto el charango, vale, lo puedo hacer con la guitarra acústica o con el teclado, que a lo mejor en el disco no está.

Manu: Por otro lado hay partes que en el disco no entran porque no le hacen bien al disco pero en directo sí puedes meter más cosas, entonces se quitan y se suman.

Víctor: Claro, luego al final el directo lo tienes que preparar para vayas donde vayas poder hacerlo, entonces ponte que dices bueno vamos a dejar el tope en 18 canales, que es lo que puede tener una mesa de mezclas, entonces hay veces que dices: ¿llevaríamos un charango para está canción? Sí. Ahora ¿es práctico? No, porque va a ocupar un canal más e igual lo puedes suplir con la guitarra acústica o yo que sé. Al final tomas ese tipo de decisiones.

Alberto: Aunque somos siete y parezca contradictorio, somos bastante prácticos en ese sentido. Hay que ser concretos, no tenemos un espectáculo que sea teatral, que tenga unos medios descomunales así que hay que ir a lo concreto: siete personas durante hora y media tocando las canciones del disco y lo que decías tú: canciones anteriores revisitadas con la banda al completo.

En referencia a esto que comentáis de ser siete, quería preguntaros cómo os apañáis con esto, porque ya veo que os habéis puesto muy técnicos y se nota que lleváis un recorrido de hacer vosotros mismos muchas cosas que a lo mejor otras bandas externalizan. Esto me recuerda un poco a otros grupos como Freedonia, que también son muchos y llevan todo autogestionado. ¿Cómo lo organizáis vosotros? 

Alberto: Tiene partes buenas y partes menos buenas, aunque yo creo que en general el balance es positivo. Nosotros una cuestión que tenemos clara desde hace años es que siempre vamos a delegar en el que sabe. Es decir, el bajista es el que sabe del bajo. Puedes dar tu opinión, y debatir incluso, pero la última palabra la tiene él. Esto se puede aplicar a la persona que nos haga las fotos, al diseño y a mil factores que hay en todo esto. Sí es verdad que nosotros nos hacemos la mayoría de los vídeos de internet, el diseño… pero también porque la portada es de Manu, él es pintor, se dedica a ello y nos parecía muy de cajón el servirnos unos de los otros. A mi se me da bien la edición de vídeo pues hago eso. A otro se le da bien reparar guitarras pues échame un cable aquí.

¿Y esto es más parte de necesidad o decisión vuestra?

Victor: Es un poco de las dos. Tú puedes ver a muchos grupos que están girando, que tienen un número de fechas considerable y lo más habitual es ver al bajista conduciendo la furgoneta. Al final la cosa está como está y oye todo aquello que puedes hacer bien, porque si lo haces para salir del paso tampoco, hay que hacerlo. Y luego lo bueno que tiene es que tienes el control absoluto de lo que estás creando. Sí que es verdad que a nosotros nos puede llevar más tiempo que a alguien que se dedique al diseño, la ilustración o la maquetación hacer algo como esto, pero al final está tal y cómo lo queremos. Somos siete, entonces implica más organización, muchas charlas por chat grupal, pero sobretodo querencia de que esto funcione.

alberto-garcia-discos-buen-salvaje

Antes me comentabais que habíais ido teniendo cada vez más opciones dentro del estudio. No sé si tuvisteis con Sony más facilidades, en el segundo os tuvisteis que buscar un poco más la vida y en este volvéis a tener más. 

Víctor: Eso tiene que ver un poco por cómo se grabó el segundo disco, que al ser documental se grabó en la naturaleza. Por eso cuando decimos que este tiene más medios en realidad nos referimos a la posibilidad de haberlo grabado en un estudio con más tiempo. Lo otro era en tres días, se grabaron diez temas superrápido, de aquí a allá, sube, hay que bajar con un 4×4 hasta no sé donde a por el generador… Entonces el trasiego ese que implica hace que no te puedas detener mucho a acabar el producto. De hecho es parte del encanto que tenía, que estaba en crudo.

Alberto: Sí es verdad que el primer disco nos lo sacó Sony, con lo cual con toda la parte ejecutiva estábamos tranquilos. El segundo disco estaba autoproducido por nosotros, con nuestra compañía, que es pequeña pero es, que es Boomerang Discos, y una parte del proyecto la sacamos adelante gracias al crowdfunding. Y este tercer disco está íntegramente gestionado por nosotros. No hubo que recurrir a crowdfunding ni a créditos de bancos. Y sí, es un orgullo ver que tu empresa va lo suficientemente bien como para sacar un disco con un productor como Toni Brunet y poder estar un mes en dos estudios buenos de Madrid, masterizar en Escocia, yo que sé… Sin tampoco creer que es la panacea pero sí es verdad que es un paso para nosotros gordo el haber podido gestionar el proyecto de tal manera que nos haya permitido hacer esto autogestionado completamente.

Cuando me hablas de la autogestión ¿te refieres al grupo o también a esta otra parte de la empresa? 

Alberto: Sí bueno, nuestra compañía que es Boomerang Discos es la compañía de nuestro manager. Más artesano no puede ser. El otro día estábamos haciendo las chapas que vamos a vender en los conciertos. Sí es verdad que porque sea de un modo artesano y de juntar los mimbres no quiere decir que no sea profesional. En concreto nuestra oficina, al nivel de zona norte, es de las más profesionales y reconocidas que hay, pero a base de mucho curro. Ayer estábamos haciendo chapas, que no veas lo que es, no te lo recomiendo (risas), que dices joder pues igual le pago unos 50€ a alguien y que venga (risas). Pero bueno, sí es verdad que luego tiene esa parte romántica de que cada chapa que se vaya a llevar cada uno, el diseño está hecho por nosotros y hasta la propia chapa está fabricada por nosotros. Osea que bueno, bien. Ojalá haya un día que… y sino pues montaremos una fábrica de chapas, que por lo menos ya sabemos cómo va.

Víctor: Y luego como cualquier grupo; al final es una empresa que tiene su capital, que produce cosas y que tiene que invertir en ellas. Si estás en una compañía muy grande, te pueden hacer un adelanto, pero siempre se lo vas a tener que acabar devolviendo, como concepto de royalties o de lo que sea. Al final siempre lo pagan los grupos. Siempre. Cuando veas un tío en el escenario, uno controlando las luces, otro el sonido y otro en el merchan, que dices tú: bueno es que esta gente, viene con no sé quién… Y no, no, lo están pagando ellos en realidad. Puede ser antes o después, pero lo pagan ellos. Entonces nosotros hacemos lo mismo; controlamos nuestros medios para producir algo como esto.

Por cierto, felicidades Alberto, que recientemente te han otorgado un premio AMAS al mejor letrista. En cuanto a las composiciones de “El Buen Salvaje” noto un tono muy vitalista. Se ve que os sonríe la vida. 

Alberto: Gracias. Si bueno creo que siempre se tuvo un talante optimista sin ser esto Mr. Wonderfull, quiero decir, sabiendo la crudeza que tiene la vida y la realidad, que es muy salvaje, y dentro de esa crueldad yo creo que nuestra apuesta es por el lado bueno de la vida. Como los Monty Python.

Creo que sois uno esos grupos que estáis combinando muy bien la música tradicional de distintos sitios y en este disco lo lleváis un paso más allá. Hay veces que parece que hay mucho prejuicio con lo tradicional. ¿Qué opináis de esto?

Alberto: Sí, el otro día lo hablábamos entre nosotros, que no entendíamos muy bien por qué era. Se tiene la idea de que la música popular era algo inamovible, hermético, que había perdurado por los siglos de los siglos, y es todo lo contrario: viene de una tradición normalmente oral  y que funciona como el teléfono escacharrado. Y en el caso de la música lleva sucediendo históricamente desde los inicios y a nosotros nos gusta servirnos de eso y contar nuestra película pero sin la losa de lo purista.

Víctor: Y tampoco la pretensión de juntar varios elementos. Al final es algo que sale de forma relativamente natural. Es una unión entre la lírica que te puede gustar de ciertas canciones latinoamericanas por ejemplo, o el ritmo que tienen, o  la solemnidad, o la belleza de lo que cantan o la tecnología. Por ejemplo, si hoy en día tienes determinados efectos que también escuchas en otros grupos pues al final es muy normal que acabes ahí. Haces una versión de Atahualpa y ahora a lo mejor una zamba, por ejemplo, pero igual hay una guitarra slide por detrás o un saxo. Todo eso nos gusta mucho.

Bueno igual esto es una pirada de olla mía pero hay canciones con un tono más íntimo como ‘Pa’ Que No Vuelvas’ y ‘Fin’ que me sonaban incluso a un rollo fado, con esas guitarras españolas y esa saudade. 

Alberto: Sí, sí, puede ser. En realidad cuando te pones a hacer una canción de ese tipo, parece que son tal vez las dos más sencillas del disco y son realmente las más jodidas de dar en el clavo, cuando tú estas haciendo algo tan desnudo y que sea honesto, que digas ha salido una canción que podría estar cantando un abuelito en un monte de Argentina o Portugal y me lo creo. Es un poco ese lenguaje que hay de contar las cosas, no digo que sea nuestro caso pero sí nos fijamos en eso, en esa sabiduría popular del que está tocándote en la sobremesa y te toca un bolero y dices: joder tío me acabas de dejar de piedra y sin artificio. Y es un poco la meta del disco.

Ya para ir terminando mañana se inicia vuestra gira en Oviedo y tenéis todo vendido, ¿cómo veis los demás conciertos?

Manu: Bueno, qué ojala vayan todos así. Será complicado porque vamos a muchos sitios, a sitios que no fuimos nunca, como Murcia, Valencia…

Alberto: Siempre decimos Murcia (risas).

Manu: Es lo más lejos que he estado de mi casa (risas). También vamos a Barcelona, en fin, a muchos sitios. Y en casa pues también es una sorpresa agradable que esté todo vendido y esperemos que en el resto de sitios también venga gente a verlo.

Victor: Sí, hay que salir a pegarse un poco con el mundo y enseñar lo que tienes. Para nosotros es la primera vez que estamos en este punto de empezar a salir más. Siempre tocábamos mucho en Asturias pero Madrid era un sitio en el que había que estar. El año pasado veníamos prácticamente una vez al mes, que para un grupo de Asturias es mucho. Y ahora ya salimos un poco más a otros sitios a ver qué pasa. Da un poco de eso pero hay que hacerlo. Hay que salir del cascarón.

Alberto: Poder decir la frase: “mañana empezamos una gira” es una muy buena noticia. Y el hecho de que te contacten de un sitio o contactes tú y te conozcan o les suenes pues es buena señal, es síntoma de que se está haciendo bien el trabajo, así que a seguir trabajando. Es eso en lo que creemos.

conciertos-alberto-garcia-buen-salvaje

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.