Clutch @ Sala La Riviera (Madrid) 10-12-2016

conciertos-madrid-clutch-sala-riviera-2016

Un año después de presentar su “Psychic Warefare”, Clutch continúan sacando partido en directo a uno de los discos más potentes de su carrera, un tour de presentación que sigue haciéndoles girar y con el que llegaban a La Riviera de Madrid en medio de un fin de semana con tintes vacacionales que seguramente repercutió en la entrada que registraba la sala. No obstante con bastante más de la mitad del aforo completo y la agresiva propuesta de sonido de los americanos, la multitud pronto se convirtió en una horda sedienta de stoner. Un batallón fulguroso que se encargó de dirigir desde la primera fila Neil Fallon, quien demostraba sobre el escenario todas las virtudes que debe tener un frontman. Unido a su poderosa voz, perfecta en los registros que maneja la banda, ofreció toda una lección de cómo moverse por el escenario, de una punta a la otra, gesticulando y haciendo alarde de una pose que aportaba el carisma y el dinamismo que le faltaba al resto de sus compañeros, más centrados en clavar cada nota. Y desde luego no hacía falta más.

Para empezar a calentar neumáticos el embrague de Clutch metía la primera marcha con ‘Who Wants to Rock?’, una especie de grito de guerra que secundaban todos y cada uno de los allí congregados. La segunda entraba en la caja de cambios poco después de la mano de 'Pure Rock Fury', título que al igual que el anterior no deja lugar a la imaginación y que impulsaba la maquinaría para que siguiese cogiendo velocidad paradójicamente con 'The Elephant Riders', donde las densas líneas de bajo de Dan Maines y la pegada de Jean-Paul Gaster desde la batería convertían la pista en una auténtica manada que progresaba al ritmo de Clutch. Pero sin duda se llegaba a la aceleración punta con 'A Quick Death in Texas', tema que aúna mejor que ningún otro el sonido stoner de la banda y esos toques de percusión que tantos matices aportan a su propuesta. Aprovechando la inercia y sin bajar el ritmo, 'The Mob Goes Wild' desataba literalmente la locura en la pista, que se convertía en una violenta maraña de brazos alzados entre el caos del pogo. Una euforia que lejos de detenerse se llevaría al extremo con 'Noble Savage' y más tarde se concentraría toda ella para que Fallon lanzase definitivamente su 'X-Ray Vision', ese implacable láser de stoner rock. En sus propias palabras: "dinamita profética, la guerra psíquica es real". 

Después de semejante tralla nada mejor que el desarrollo instrumental que se marcaron en 'Firebirds' para tomar aire al tiempo que Tim Slut mostraba sus mejores riffs a la guitarra, los mismos que condujeron frenéticos por 'Gravel Road'. Y es que después de una primera parte totalmente aplastante, es aquí donde el directo de Clutch empezó a albergar todas las tonalidades musicales del grupo, demostrando que son mucho más que ímpetu. Por su parte Neil Fallon exploraba las posibilidades de la voz en 'Earth Rocker' y los oscuros discursos de 'Spacegrass', mientras que el colorido lo ponía el toque sureño del maravilloso slide que sobrevuela en 'The Dragonfly', un sonido que terminaría por estallar en 'D.C. Sound Attack!', tema que Fallon abre a golpe de armónica y adquiere otra dimensión cuando saca a relucir la percusión con caja china. Sin duda el momento más redondo de un recital que se despediría finalmente hasta la próxima con la distorsión blusera de 'Electric Worry'.

Clutch

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.