[Actualidad] No Age – “Snares Like a Haircut” (2018)

resenas-discos-no-age-snares-like-haircutEn una especie de ensalzamiento del “no-tiempo”, No Age vuelven a la carga después de cinco largos años en los que la vida ha cambiado mucho para Randy Randall y Dean Spunt, convirtiéndose ambos en padres y dejando en segundo plano una actividad discográfica que ahora retoman con el lanzamiento de este “Snares Like a Haircut”. Editado con Drag City después de firmar sus tres primeras entregas con el sello de SubPop, el dúo angelino suena más experimental que nunca, expandiendo las fronteras del ruidismo y dando forma a un sonido eminentemente más sintetizado que va mutando a medida que avanza el álbum.

‘Cruise Control’ abre el disco con una energía desbordada llena de melodías luminosas, pasadas siempre por el filtro del noise, pero que resultan muy accesibles para cualquier oído poco acostumbrado, sirviendo así de gancho perfecto para lo que está por venir. Poco a poco el ruido va ganando la partida a la armonía más pop y empieza a pegar las primeras cuchilladas en cortes como ‘Stuck in the Changer’, donde guitarras con efectos y sintetizadores en bucle tejen una maraña de sonido implacable. Con un inicio que juega al despiste, aún más nerviosa y veloz suena ‘Drippy’, en la que descargan de un latigazo una mezcla a partes iguales de noise y melodía que bien podrían ofrecer los maravillosos Dinosaur Jr. Una línea que marcará también algunas de las mejores esencias de estos No Age y que repetirán con acierto en ‘Secret Swamp’, donde una vez más la guitarra distorsionada de Randall se enreda con la voz y la pegada de Spunt para pasarnos de nuevo por encima. Mención destacada merece también la melancólica ‘Send Me’, donde toman la cadencia de grupos como Parquet Courts o Pavement para dar forma a un canto visceral que da paso al necesario trance instrumental que toma prestado el título del disco y que permite bajar las pulsaciones con un sonido mucho más atmosférico.

Tras esta bocanada de aire, el espíritu punk gana protagonismo con la densa oscuridad que abre ‘Tidal’, la vigorosa ‘Soft Collar Fad’ y sus riffs finales llenos de distorsión, o la furia de ‘Popper’. Y encarando ya la recta final de este LP, anticipada por el desarrollo instrumental con aroma asiático de ‘Third Grade Rave’, No Age dejan a pecho descubierto su vertiente más experimental de la mano de ‘Squashed’, acusando un descenso progresivo de la intensidad más directa, que poco a poco se convierte en algo más envolvente y difuso hasta culminar con una ‘Primitive Plus’ que se acerca con éxito al shoegaze. Con ella nos llevan a una suerte de anticlímax en el que después de casi cerrar el álbum, vuelven a remontar el vuelo para trazar un final que queda totalmente abierto a nuevos capítulos, que esperemos sean tan brillantes como este y que no tarden otros cinco años en llegar.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.