[Actualidad] Lucy Dacus – “Historian” (2018)

historian-lucy-dacus-discos La nostalgia, la ira o el dolor son solo el reflejo de algo que se rompe por dentro. En el mundo de la inmediatez en el que vivimos, cada vez estamos más acostumbrados a ver solo el resultado simplificado de esta ecuación, haciendo que en muchas ocasiones tal derroche de pena o violencia nos llegue a resultar tan gratuito como artificioso. Por fortuna desde hace algunos años un grupo de mujeres de una sensibilidad única se dedican a mostrarnos una transición mucho más acorde al tiempo real que se necesita para superar algunos golpes, retorciéndose en esa melancolía de la que siempre acaba resurgiendo algo diferente. La visceralidad furiosa de Angel Olsen, propuestas más recientes como las de Waxahatchee, o Julien Baker y Lucy Dacus en compases más intimistas, son solo algunos ejemplos.

“Historian” supone el segundo larga duración de Lucy Dacus, a quien le basta pronunciar las primeras palabras del disco para que sepamos que se dispone a desgarrarnos el corazón: “La primera vez que probé la saliva de otra persona tuve un ataque de tos. Los llamé erróneamente por tu nombre. Me decepcionó, no era lo mismo”. Con esta promesa arranca la emotiva ‘Night Shift’; suave, nostálgica y sincera hasta doler. El pasaje más acertado de este nuevo álbum en el que Dacus desnuda su alma con la instrumentación más escueta posible para terminar explotando en una catarsis llena de distorsión. Final en el que esboza una amarga esperanza mientras asume con honestidad el tiempo que le llevará superar la pérdida. Y precisamente en torno a esto gira toda la temática del disco: la pérdida, el constante proceso de reinvención y el paso del tiempo en sus diferentes versiones. Es precisamente aquí donde surge con personalidad el concepto del legado, de la huella que dejamos tras nuestro paso terrenal. Un rastro más o menos metafórico que aborda en repetidas ocasiones a través de cortes como ‘Pillar of Truth’, ‘Historians’, ‘Body to Flame’ o ‘Next of Kin’, donde fantasea con su propia muerte y nos regala una de esas letras hiladas con puntada fina: “solía estar muy dentro de mi cabeza, ahora estoy demasiado lejos de mi piel”.

Con la añoranza de los amores pasados, ‘Addictions’ nos deja trazadas de ritmos jazzísticos, con baterías y trompetas perfectas que convergen en la épica más desatada. Mucho más denso y sórdido suena el lado soulero de Lucy Dacus en la magnética ‘Timefigther’. Y en cuanto a lo de dejar cosas atrás y empezar caminos separados con alguna herida de más, ahí están ‘Yours & Mine’ y esa ‘Nonbeliver’ que arranca íntima y onírica, envuelta en violines para terminar haciendo la única concesión pop del disco.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.