[Actualidad] Johnny Marr – “Call the Comet” (2018)

call the comet johnny marrCuando has formado parte de un grupo tan relevante y trascendente como The Smiths, la estela de tu banda te acompaña siempre. Si además has compartido liderazgo y polémicas con un tipo como Morrissey la comparación con éste siempre estará también presente. Tal vez es por eso que Johnny Marr, guitarrista de la inimitable banda de Manchester, no se lanzó en su momento a fraguar una inmediata carrera en solitario, como sí hizo el bueno de Morrissey, sino que experimentó la música desde la segunda línea de grupos como Pet Shop Boys, Modest Mouse, The Cribs o The Pretenders. Pero un talento como el de Marr, artífice de muchas de las imperecederas canciones de Smiths tenía que cobrar protagonismo en algún momento. Lo hizo con un primer patinazo junto a The Healers pero se entonó con “The Messenger”, publicado en 2013, y especialmente con el posterior “Playland”, lanzado tan solo un año después. Ahora, y con el directo “Adrenaline Baby” entre medias, nos llega “Call the Comet”, una tercera referencia en la que termina de poner sobre la mesa todas sus virtudes y concreta, ahora sí, una carrera en solitario que poco tiene que envidar a la de ex compañeros de grupo y generación.

Con una cuidada producción y un sonido en todo momento contundente, con las guitarras como claras protagonistas, aborda un disco de cierto tono apocalíptico en las letras y que, salvo algún ligero traspié en su parte final, atrapa fácilmente a través de pequeños detalles y soberanos himnos pop. Tras el oscuro arranque con ‘Rise’, muestra todas sus bazas en ‘The Tracers’, pegadiza en sus coros y solemne en su tono, y con una ‘Hey Angel’ que pone las guitarras sobre la mesa con un punteo espacial. También efectistas son una ‘Bug’ de juguetona guitarra inicial, y que parece destinada a ser coreada en directo, o la imparable ‘Hi Hello’, incontestable single bañado de guitarras acústicas y que podría haber firmado en su etapa Smiths. Y es que, a pesar de no dar demasiados síntomas de nostalgia, son ésta y ‘Day In Day Out’ seguramente los mayores aciertos del disco, precisamente por ese regusto al sonido generado en su día por la dupla Marr-Morrissey. Ajeno a aquel, sin embargo, se encuentran la industrialoide ‘New Dominions’, que nos remite a los New Order del “Technique”, la oscura ‘My Eternal’, con unos teclados que viajan todavía más al pasado para acercarse a Joy Division, o una ‘Walk Into the Sea’ con un pegadizo fraseado de los más british. Y tras algún pequeño tropezón en la recta final, Marr cierra el disco con ‘A Different Gun’, en la que con un cuidado tono melódico se debate entre el drama y el optimismo en una composición que deja en ridículo todo lo creado por los hermanos Gallagher en los últimos años.

De manera discreta, el guitarrista de Manchester se ha erigido ya como líder de un proyecto sólido que poco tienen que envidiar al perpetuado por un Morrissey que publica discos cada vez más irregulares. Seguramente no ser la cara más visible ha liberado a Marr de toda la presión, alejándolo del foco de atención y llevándole a salas de aforo medio como las que invadirá en nuestro país próximamente. No podemos más que disfrutar de ello.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.