[Actualidad] Club del Río – “Sustancia” (2018)

resenas-discos-club-rio-sustancia Pocas cosas hay más removidas que las aguas de un río desbordado. Piedras, ramas, barro, agua y mucha, mucha vida. Algo parecido es el mejunje musical que proponen los madrileños Club del Río, quienes trazando su propio cauce, esquivan cualquier desembocadura en la música de etiquetas para firmar un tercer disco lleno de personalidad. “Sustancia” es una especie de canto al disfrute del momento, al ensalzamiento de la tranquilidad que ofrece la vida alejada de la gran cuidad y, sobre todo, al hecho de afrontar los problemas de cara para poder dejarlos atrás, entendiendo que estos también forman parte de la vida. En esta línea narrativa, llena de un positivismo que empapa la gran mayoría del álbum, encontramos piezas como la tropical ‘Bahama Mamma’, donde se asocian con Tomasito, la letra tras el aroma country de ‘No Hay Rival’ o el chamánico blues de cortes como ‘Arenas Movedizas’ o ‘Vaivén’.

Cambiando de compás, Club del Río también dan en este “Sutancia” un nuevo giro hacia la psicodelia, presente en temas como ‘La Sesanción’ o ‘Diablo’, donde las guitarras se acercan al universo de Pink Floyd mientras siguen conservando esa parte selvática tan imperante en este álbum. Por otra parte, aunque estas pantanosas aguas se prestan a algún pequeño resbalón, como esa lírica un tanto insípida detrás de ‘Luz de Mañana’, el diverso sonido del río vuelve a encandilarnos rápidamente gracias a joyas como ese cálido tango que se marcan en ‘Solo por un Instante’ o el folk coral de ‘La Sed’, canción que rescatan de una etapa anterior del grupo para darle ahora una nueva vida junto a las chicas de Faneka.

También recuperada para este disco, encontramos la maravillosa ‘Luces Esquivas’, una composición que bien podría definir la compleja esencia de este grupo. ‘Somos Uno’ también ayuda a seguir dando forma a su particular sonido folk-blues del río, algo así como el blues del delta del Mississippi pero en una versión castiza puramente suya. Una cadencia y unas melodías que les distinguen, y que encuentran su máxima expresión en ‘Remedios’, una visceral muestra de vulnerabilidad y optimismo vitalista. Guiada por la magnética voz de Esteban de Bergia, y con el espíritu de un góspel, ‘Remedios’ supone una auténtica bocanada de aire fresco que llega directa al alma, con una letra y una musicalidad que pone de relieve todas las virtudes un grupo diferente, que cada vez congrega más seguidores y que sigue creciendo en su imparable curso fluvial.

Sobre el Autor

Luis Arteaga
Luis Arteaga

Todavía te debo una disculpa, no te devolví el cuchillo nunca.

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.