[Actualidad] Bill Ryder-Jones – “Yawn” (2018)

reseña disco bill ryder jones yawnCon su pasado como guitarrista de The Coral dejado atrás hace tiempo, Bill Ryder-Jones continúa solidificando su trayectoria en solitario a cada nuevo disco. Tras unos comienzos un tanto dubitativos, fue en 2015, con “West Kirby County Primary”, cuando el músico norteamericano pareció terminar de encontrar su sitio y también su sonido. Tres años después nos llega este “Yawn” para, en parte, tirar abajo lo establecido en sus canciones y ofrecernos una joya atemporal de emotividad contenida. Minimalista, seco, crudo, pausado y lleno de profundidad, su nuevo trabajo nos sumerge en un viaje de casi una hora hacia lo más oscuro de su mente.

Como el cruce perfecto entre las melodías rescatadas del emo noventero y las explosiones de distorsión más propias del shoegaze, nacido también por aquella época, todo el álbum nos sumerge en un estado de letargo emocional solo roto por la rugosidad de las guitarras en sus expansivas partes instrumental. Clara muestra de ello es la inicial ‘There’s Something on Your Mind’, que nos pone alerta desde el primer segundo. A lo largo de todo el disco Ryder-Jones nos susurra al oído como nunca y melodías vocales como la de ‘And Then There’s You’ y acordes acústicos como los de ‘Recover’ podrían encontrarse entre los más bellos escritos por bandas como Brand New o American Football. Por su parte, temas como ‘There Are Worse Things I Could Do’ podrían pertenecer al cancionero de los Yo La Tengo menos revolucionarios, o de unos Sunny Day Real Estate con los que comparte esa preciosa habilidad para controlar los tiempos de la canción. Destacable es también una recta final del disco en la que, cuando arrecia la monotonía, se asoman algunas voces femeninas, como la que baña de melancolía ‘John’, la que da dulzura a la tan hiriente ‘No One’s Trying to Kill You’ y, sobre todo, la que nos arropa desde la retaguardia en ‘Happy Song’, tema de una belleza descomunal y que cierra el disco a lo grande, entre ríos de distorsión que desembocan en un mar de ruido final.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.