[Actualidad] Berri Txarrak - "Infrasoinuak" (2017)

reseña disco berri txarrak infrasoinuakQue la tarea de dar continuación a un disco tan grande (en todos los sentidos) como fue “Denbora da Poligrafo Bakarra” iba a ser titánica lo sabíamos todos. Que Berri Txarrak iban a solventar la papeleta haciendo lo que mejor saben hacer, que no es otra cosa que canciones mayúsculas, también. Así ha sido. Tres años después de aquel triple disco con el que celebraban sus dos décadas de trayectoria llega “Infrasoinuak”, noveno álbum de estudio de la formación navarra. Con treinta minutos y diez canciones nos devuelven esa sensación de acelerón constante, siempre del lado del inconformismo, tanto lírico como sonoro, y la certeza de que siguen siendo una de las mejores bandas de rock del planeta.

Oscuros y casi postapocalipticos abren el disco con un cañonazo como es ‘Dardararen Bat’, con una sección rítmica aplastante que nos da la bienvenida y un Gorka Urbizu presentándose y clamando contra el maldito inmovilismo. A partir de aquí todos los Berri Txarrak que conocemos y algunos más se convierten en uno solo para ejecutar un álbum redondo y sin fisuras de principio a fin. ‘Zuri’ bien podría haber sido un single, con ese estribillo sinuoso y su final de clamor punk. Tal vez no lo fue porque ahí estaban ‘Infrasoinuak’ y ‘Spoiler!’, la primera puro Berri Txarrak y la segunda un paso más allá en su constante búsqueda sonora. Acordes pop, arrebato dub a mitad del tema y otra joya para la colección. Imponente también en esta línea una ‘Beude’ que es un precioso homenaje a todos esos lugares de Euskal Herria imprescindibles para mantener durante años la salud musical de una escena a la que no estamos dispuestos a dejar morir. O la más poética ‘Katedral Bat’, de expansión power pop y con una luz en lo musical capaz de inundar cada rincón de nuestra mente. También ‘Zorionaren Lobbya’, que cierra el disco con cierto regusto de amarga épica y una letra que se nos graba a fuego, o una ‘Zaldi Zauritua’ por la que siento auténtica debilidad. Los fraseos de Gorka, su cadencia pop, unas líneas de bajo llenas de color (impecable la labor de David González durante todo el disco), el ascendente puente instrumental y sus cuidados coros muestran todo lo mejor de Berri Txarrak en la actualidad.

Y lejos de limar la parte más afilada de su colmillo, en “Infrasoinuak” los navarros también despachan pildorazos de rabiosa garra hardcore. ‘Hozkia’ y ‘Sed Lex’ suenan una detrás de la otra, atacando a la yugular sin concesiones, como dispuestas a poner patas arriba cualquier sala del mundo. Que la banda haya repetido en este disco a la producción con Bill Stevenson, batería en su día de Black Flag y ahora de Descendents no es una casualidad, pero igual de cierto es que lejos de llevarlos a su terreno, Berri Txarrak han mantenido intacta su incuestionable personalidad y han dado forma, a su manera, a otro discazo indispensable. Como decía al principio, nadie dudaba de ellos.

Sobre el Autor

Artículos relacionados

Deja tu comentario

Su dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.